Los chicos acabarán por ser de la familia, los del Ajax, digo. Nada o poco sabíamos de ellos hace seis meses. Ahora hasta el menos instruido es capaz de citar al menos a dos jugadores, que serán probablemente De Ligt y De Jong (la memoria tiene buen gusto) y que serán más cuando se confirme la final contra el Barça, ustedes disculpen si corro demasiado. La culpa es de los muchachos, su fútbol es optimista y es muy fácil contagiarse. Por cierto, me pregunto a quién animará Cruyff desde el olimpo cuando sus equipos desfilen por el Metropolitano.

Después de ganar en el Bernabéu y en el Juventus Stadium, el Ajax repitió victoria en el nuevo White Hart Lane y lo hizo con argumentos que confluyen en uno solo: juegan mejor al fútbol. El Ajax no se define ni por el sistema ni por la presión; tampoco encuentra ventaja en el físico ni el talento individual. De todo tiene, pero ninguna virtud destaca sobre las otras. Lo que le distingue es un tipo de armonía que alcanzan en contadísimas ocasiones los equipos jóvenes, cohesionados por una confianza ilógica, tan convencidos de que nada malo puede pasar que nada malo les ocurre.

Van de Beek abrió el marcador a los quince minutos. La jugada se dibujó entre líneas, porque la movilidad de los jugadores de ataque las traza constantemente. Quizá Van de Beek sea el menos dotado de esos futbolistas. O tal vez finja serlo. El caso es que no dudó cuando se vio ante el portero y eso que se tomó tiempo para pensar, un par de segundos que parecieron dos horas. Tan convencido estaba de que marcaría que lo celebró antes de ver el balón en la red. A la fotografía me remito.

Todo se puso en contra del Tottehham, no solo el rival. A las bajas fundamentales de Kane y Son, se unió la de Vertonghen a la media hora, símbolo sangrante del descalabro de otro aspirante que se imaginó superior a los chicos insolentes. No sufrió el Ajax a pesar de la presión a la que se vio sometido, hasta pudo marcar el segundo (solo lo evitó el poste). Tampoco sintió miedo, ni vértigo, ni los temores comunes a los humanos responsables. Este equipo no conoce los pensamientos negativos. Solo cree en sí mismo y con esa fe va camino de la final, y quién sabe si más allá.

 

2 Comentarios

  1. Me encanta la previsión de la final Barcelona Ajax, todos la hubiéramos hecho, que grande es el fútbol.

    Solo espero que esa Superliga tan infame que algunos proyectan nunca llegue a concretarse, y que por una vez no sea sólo el dinero el que mande, y que haya siempre un lugar para todos estos «Ajaxs»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here