Al igual que el Bayern, el Atlético de Madrid tendrá que afrontar la renovación de la parcela defensiva de cara la próxima temporada, y lo hará con la ya oficial salida de Lucas Hernández, la casi segura de Filipe Luis, la que parece inevitable de Godín y la incertidumbre en la continuidad de Juanfran. Es decir, la vieja guardia del equipo campeón de Liga en 2014 —junto a Miranda— sumada a la de uno de los mejores defensas jóvenes del mundo, canterano además, reciente campeón del mundial, notable lateral izquierdo, sobresaliente central y un presente y futuro en la élite tan seguros como escasa ha sido su cabeza en el tratamiento del asunto. Cuatro bajas que dejan claro que la defensa será la prioridad a la hora de buscar refuerzos, con 80 millones más en el bolsillo y un mercado que se mueve a golpe de talonario.

La marcha de Lucas convierte en asunto de estado la renovación de Jan Oblak, el mejor del mundo en su puesto, cuestión que parecen afrontarse con optimismo. Sumada esa pieza a la de Griezmann, Rodrigo, Giménez, Saúl y Koke tendríamos la columna vertebral del proyecto de Simeone. Ahora, tras la eliminación en Turín y la pérdida de líderes en el vestuario como Raúl García, Gabi o Fernando Torres, a quienes muchos echan de menos dentro y fuera del campo, el Atlético tendrá que hilar fino en las nuevas contrataciones de cara a fichar más hombres que nombres y recuperar así la intensidad con y sin balón que ha sido santo y seña del estilo del Cholo.

Difícilmente podrá competir con las cifras marcadas en los últimos años por los grandes de Europa, así que le tocará mirar hacia otro tipo de mercado. Son varios los nombres que aparecen encima de la mesa: Alex Telles (Oporto), Tagliafico (Ajax) o Pedraza (Villarreal) para reforzar el lateral izquierdo; De Ligt (Ajax), Djené (Getafe) o Anderweireld (Tottenham) para el centro de la zaga. Seguramente tanto Andrea Berta como Gil Marín tendrán algún as guardado en la manga, pero la mano tiene que tener opciones de ganar partidas a los equipos que apuestan fuerte en la mesa. ¿Y Lemar qué? dirán algunos. Lemar es uno, no cuatro, es una apuesta del club y un requisito tras la decisión de Griezmann. Pero ese es otro tema. Como dijo Torres en su despedida, el Atlético necesita jugadores que quieran quedarse, no que se queden.

1 Comentario

  1. Con los 80 kilos que hagan una llamadita al Betis, a ver si les valen para Bartra y Junior, y ahí tienen puesto de central y lateral izquierdo arreglados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here