No se equivoca cuando asume que ha cumplido el sueño de muchas otras generaciones. Sus lágrimas se hicieron virales y nos pusieron la piel de gallina. Anita Luján es el estandarte de un grupo de jugadoras que ya han pasado a la historia por ser las mejores, por ser pioneras y por llevar a España a un lugar privilegiado. El brillo de la medalla que la acredita como campeona de Europa es directamente proporcional al de sus ojos cuando recuerda sus primeros años en el fútbol sala y cómo ha recorrido un camino lleno de satisfacciones, pero también, de alguna que otra piedra. Anita no se conforma con el presente, ya anhela con todas sus fuerzas poder disputar un Mundial con España, el broche de oro a una carrera que tantas y tantas niñas desean copiar.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here