Fernando Alonso y sus compañeros Sebastien Buemi y Nakajima son los ganadores de las 1.000 millas de Sebring. Los pilotos no completaron las 1.000 millas, pero si realizaron las ocho horas al volante. El equipo de Fernando Alonso suma su tercera victoria en el Mundial de resistencia, tras Le Mans y Spa,  y está a dos carreras de ser campeón del mundo, con una ventaja de 15 puntos.

 

 

La marcha del piloto asturiano de la Fórmula 1 fue para buscar competitividad, reconocimiento, victorias… Cada día que pasa se demuestra que su marcha no fue un error, sino una de las mejores decisiones de su carrera deportiva. Desde la pole, y con el récord del circuito bajo su brazo, llegaba a Alonso a la sexta prueba del Mundial de resistencia. El Toyota número ocho del equipo del asturiano empezó dominando la prueba y terminó en la misma posición en la que empezó, la primera.

 

 

Los momentos de Fernando Alonso en pista fueron bastante tranquilos. Desde el primer minuto de la carrera, el Toyota número ocho dominó de forma clara hasta el final. Con el primer relevo, y con Nakajima al volante, hubo un tramo en el que la primera plaza peligró, pero el japonés supo defender la posición.

La mala suerte se apareció para el Toyota número 7. Cuando más cerca estaba del coche de Alonso sufrió un percance en la suspensión y luego más tarde un pequeño golpe que le hizo perder mucho tiempo en la zona de boxes, lo que provocó que el Toyota número 8 ganará de forma placentera. Hasta dos vueltas de ventaja llegó a tener el coche que lideró la carrera de principio a fin.

En la última hora el tiempo cambió y se puso a llover. Una gran tormenta que obligó a correr los últimos doce minutos de la prueba con el Safety Car en pista. Pero ni el agua pudo con ellos. Finalmente, el Toyota número 8 se convirtió en el campeón de las 1.000 millas de Sepring y, ahora mismo, son los líderes del Mundial con 15 puntos de ventaja sobre el Toyota 7.

 

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here