La ACB ha retirado las licencias federativas a Felipe Reyes y a Facundo Campazzo a petición de los árbitros de la final de la Copa del Rey, según ha informado la Cadena Ser. El acta del partido reflejó insultos de ambos jugadores tras la conclusión del partido y la liga ha decidido admitir su petición a tramite. El Real Madrid tendrá un día para recurrir la decisión, cuando ocurra, la ACB decidirá si sancionar de forma económica o con la suspensión de uno o varios partidos.

Según el reglamento disciplinario de la Federación Española de Baloncesto, las sanciones tienen carácter educativo, preventivo y correctivo, y su imposición tendrá siempre como finalidad la defensa del interés general y el prestigio del deporte del baloncesto.  El reglamento expone en el artículo 13: «La suspensión puede ser por un determinado número de encuentros o jornadas, o por un período de tiempo. La suspensión por un determinado número de encuentros se impondrá exclusivamente a los jugadores y entrenadores»

El acta del partido recoge que Felipe Reyes dijo: «Esto es una puta vergüenza. Un puto robo». Por otro lado, el argentino Facundo Campazzo se dirigió hacia los árbitros en estos términos: «Ladrón, ladrón, ladrón». De momento, los dos jugadores blancos están sin licencia a expensas de la futura sanción. El Real Madrid aún no se ha pronunciado por la retirada de las licencias, pero sí por los comunicados que han sacado ACB y AEBA (Asociación de Árbitros de Baloncesto Asociados).

Ante los comunicados de ambas organizaciones, el Real Madrid ha manifestado que «las explicaciones y valoraciones emitidas en ambos comunicados son lamentables, teniendo en cuenta la gravedad de lo sucedido». El mensaje del club blanco continua expresando su comprensión por los errores humanos, pero exige «una respuesta clara a lo ocurrido, tras la revisión en el intant-replay, y cuya decisión es contraria a lo que establece el reglamento».

Los blancos se cuestionan la decisión arbitral con toda la tecnología que tienen los colegiados para mejorar su labor sobre la cancha, por lo que el Real Madrid no entiende «por qué no han contemplado todas las imágenes de las que disponían para tomar la decisión». El discurso termina avisando que ante la falta de respuestas el club «seguirá estudiando medidas y actuaciones a adoptar ante la enrome gravedad de los hechos acontecidos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here