Los Angeles Rams son el primer equipo clasificado para el NFC Championship tras imponerse a los Dallas Cowboys por 22-30. El Angeles Memorial Sport Arena (campo de los Rams) lucía hasta la bandera en uno de los partido más importantes de su equipo. El encuentro empezó con unos Cowboys agresivos en defensa, que lograron detener el primer ataque angelino y, posteriormente, lograr el primer touchdown gracias a la conexión Prescott-Cooper. Con tres drives, dos para Rams y uno para el equipo tejano, donde predominaba el juego de carrera, el primer cuarto terminó sin apenas darnos cuenta.

Cuando se reanudó el segundo cuarto, los Rams cambiaron. Goff entró en calor y la ofensiva del equipo local empezó a hacer daño a la defensa rival.  Al mismo tiempo, el equipo defensivo de la franquicia angelina también se puso el mono de trabajo y con ello volvieron a ser la defensa temible que llevan siendo durante toda la temporada. Durante todo el segundo cuarto obligaron a los Cowboys a realizar tres punts lo que provocó que se fuesen en blanco durante el segundo cuarto. Mientras tanto, el ataque dominó al equipo tejano y logró un parcial de 17 puntos. 

A veces, en ciertas películas, cuando un actor secundario tiene una actuación impecable, le termina robando el protagonismo al personaje principal. Eso mismo pasó en Los Angeles, porque si todos los aficionados esperaban con ansias el regreso de Gurley, el actor secundario que le robó el protagonismo al número 30 de los angelinos fue C.J. Anderson. El running back que los Panthers y los Raiders cortaron durante esta temporada, fue el detonante que terminó por completo con los Dallas Cowboys. Con 123 yardas y 2 touchdowns durante el partido, el corredor de los Rams le robó todo el protagonismo a Gurley, que avanzó 115 yardas y consiguió un touchdown.

En la segunda parte, los Cowboys salieron más serios. Dak Prescott se echó el equipo a las espaldas y buscó a su fiel escudero Gallup para avanzar yardas rápido. Durante un tramo del partido, los tejanos se acercaron en el marcador a los angelinos. El quarterback de Dallas consiguió conectar constantemente con un Gallup que siempre estaba desmarcado. La defensa también creyó y consiguió parar la línea ofensiva local durante todo el tercer cuarto.

Pero en la ciudad del cine, lo normal es que después de tanto giro de guión, todo vuelva a la normalidad. Y eso fue lo que ocurrió. Los Rams consiguieron controlar el reloj, anotar y mantener la diferencia con el equipo tejano durante el último cuarto. El partido llegó a su final y el equipo angelino disputará la próxima semana la final de la NFC. Además, Sean McVay se convirtió con 32 años en el entrenador más joven en ganar un partido de postemporada.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here