Trescientas veintidós victorias, 25 triunfos en carreras de un día, 52 etapas en grandes vueltas y ocho reinados entre Giro, Tour y Vuelta. Esos son algunos de los números que acumula el equipo Sky en los últimos nueve años. Sin embargo, la noticia ha estallado a primera hora de este miércoles, pues la empresa de televisión británica ha comunicado que este será su último año en el pelotón después de una década realmente exitosa, donde ha colaborado a cambiar al ciclismo, ha establecido nuevas rutinas, ha tiranizado el Tour de Francia y ha convertido la excelencia en rutina. Se va un gigante.

En cualquier caso, no se alarmen, con unos resultados como los que viene cosechando la estructura de Dave Brailsford, con unos corredores ya legendarios como Chris Froome, Geraint Thomas o Michal Kwiatkowski y algunos de los mayores talentos jóvenes como Egan Bernal e Iván Ramiro Sosa, no debería haber problema para que alguna empresa asuma los galones del equipo a partir de la temporada 2020.

La decisión se ha producido de forma repentina, aunque todo hace indicar que esto podría deberse a que Rupert Murdoch, el magnate de la comunicación, haya vendido el 40% de la empresa a la 21st Century Fox.

Sea como fuere, el ciclismo se tambalea a la espera de que algún patrocinador se haga cargo de un equipo que ha obligado a su deporte a modificarse. El uso de los potenciómetros, los rodillos después de las carreras, autobuses propios, trato de lujo a sus corredores en las mejores pruebas del mundo y un largo etcétera. Eso explica algunos de los éxitos de Sky en esta última década, un camino que abrió Sir Bradley Wiggins en el Tour de 2012.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here