Un error de impresión o un error impresionante. Un error tipográfico o un error topográfico. Las bufandas que se venden en los aledaños del Santiago Bernabéu por diez euros y que conmemoran la final del domingo contienen un fallo que desde Argentina se considera imperdonable y probablemente lo sea: «Boca Junior». Así está escrito. Sin la ese que incluyeron los fundadores y que era influencia inglesa y moda en la época. «Boca Junior». Como si existiera un «Boca Senior». O peor aún: como si el equipo juvenil fuera a disputar la final de la Libertadores.

Clarín descubrió el agravio y la nota en que lo hizo público rezuma indignación y sarcasmo: «Así, sin la ese final, se lee en los accesorios que allá son característicos para los hinchas europeos. En este caso es posible que les den más ganas de comprarlas a los hinchas de River que a los de Boca».

Para entender la dimensión de la ofensa se recomienda restar una letra a los clubes españoles de referencia. Atletic de Madrid. Celt de Vigo, Real Beti, Ray Vallecano. Ahora comprenderán mejor la furia xeneize y la previsible guasa de los de River.

Solo cabe una disculpa para aliviar nuestro bochorno como anfitriones. Entre los dialectos de nuestra España polifónica hay varios que se comen la ese final, de tal manera que no cuesta imaginar el caso: el encargado de la imprenta, hombre nacido en la España meridional, ordenó escribir «Boca Juniorh», con una aspiración de la ese que no detectó su interlocutor, empleado obediente y probablemente poco aficionado al fútbol.

Dicho lo anterior, lo que se vende en los quioscos que rodean el estadio Bernabéu es una indudable cagada en primera instancia, pero superado el pavor inicial podría considerarse como una pieza de coleccionista, un objeto que doblará su valor a no mucho tardar y que recomiendo adquirir junto a un paquete de almendras garrapiñadas para dulcificar el trago.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here