La Fundación José Ramón de la Morena ha entregado esta noche en Brunete los Premios al Altruismo en su sexta edición. Este año, los galardones han correspondido a Rafa Nadal, «por acordarse de los más pequeños siendo el más grande, por ayudar a los más necesitados y por su alma de guerrero solidario»; Anna González, «por su lucha apasionada por defender la memoria de su marido y la de cientos de víctimas de las imprudencias de tráfico» ; Asier de la Iglesia, «por su eterna sonrisa ante la crueldad de la esclerosis y no rendirse jamás» ; y la asociación AVIFES, «por su empeño en cambiar la mirada de la sociedad hacia las personas con enfermedad mental»

La VI Gala del Altruismo se celebró en el pabellón municipal José Ramón de la Morena y fue el periodista de Onda Cero, director de El Transistor, quien ejerció como maestro de ceremonias en compañía de la actriz y humorista Leonor Lavado. Entre los artistas que participaron en la Gala estuvieron Diana Navarro, David Otero, José Mercé, Maldita Nerea y la soprano Mariola Canterero, acompañada de Julio Cendal.

José Ramón de la Morena y Leonor Lavado.
José Ramón de la Morena y Leonor Lavado. Foto: Luis Cárcamo.

Un año más, no faltaron algunas de las más relevantes personalidades del deporte español, como Florentino Pérez, Enrique Cerezo, Miguel Ángel Gil, Javier Tebas, Vicente del Bosque, Jorge Valdano, Jorge Garbajosa o Pedro Delgado. Algunos de ellos no tuvieron inconveniente en responder las preguntas de los periodistas. El presidente del Atlético dio sus impresiones sobre el futuro de su equipo en la Champions: “No tengo miedo a ningún rival, al final hay que ganarlos a todos. Sería bonito ganar la primera en el Wanda Metropolitano, va a ser complejo, pero cosas más difíciles se han visto en el fútbol”.

Por su parte, Javier Tebas, presidente de la Liga, se refirió a las declaraciones de Ángel Torres, presidente del Getafe, que aseguró que la competición “está preparada para que dos equipos de Madrid desciendan”. «Las declaraciones de Torres han sido en un tono gracioso y no de acusación, pero si piensa que es así, que lo demuestre”.

Florentino Pérez fue el encargado de entregar el primer premio, recogido por Ricardo de Diego, director de marca de KIA, en nombre de Rafa Nadal; el tenista mallorquín está patrocinado por la empresa automovilística desde hace quince años. Rafa ha sido este año protagonista de una foto que ha dado la vuelta al mundo, y que no tiene relación con su actividad deportiva. El tenista de Manacor no dudó colaborar en las tareas de limpieza después de las inundaciones que sufrió el pasado octubre el pueblo vecino de San Llorenç. 

Pedro Delgado recibió de manos de Enrique Cerezo y en nombre de Anna González el premio que reconoce una dura travesía que ha llegado a buen puerto. Desde que en 2013 su marido fue arrollado cuando montaba en bicicleta, Anna González ha hecho lo posible para que su muerte no sea en vano. Gracias a su impulso (presentó 200.000 firmas), todos los grupos del Congreso han respaldado la modificación del Código Penal para agravar las penas por las imprudencias al volante, concretamente las que tienen como víctimas a ciclistas.

 

Asier de la Iglesia recogió en persona el galardón que merece su lucha y su actitud contra la esclerosis múltiple. En 2012 le fue diagnosticada la enfermedad y decidió que no alteraría su carrera como jugador de baloncesto, a pesar de las limitaciones físicas. Por último, fue Vicente del Bosque quien entregó su premio a la Fundación AVIFES, una entidad sin ánimo de lucro que nació en 1986 a partir de la iniciativa de un grupo de familiares de personas con enfermedad mental tras comprobar la escasez de recursos destinados a la salud mental.

 


Uno de los momentos culminantes de la VI Gala del Altruismo llegó cuando José Ramón de la Morena recitó un poema de Alberto Cortez:

Qué suerte he tenido de nacer,
para estrechar la mano de un amigo
y poder asistir como testigo
al milagro de cada amanecer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para tener la opción de la balanza,
sopesar la derrota y la esperanza
con la gloria y el miedo de caer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para entender que el honesto y el perverso
son dueños por igual del universo
aunque tengan distinto parecer.

Qué suerte he tenido de nacer,
para callar cuando habla el que más sabe,
aprender a escuchar, ésa es la clave,
si se tiene intenciones de saber.

Qué suerte he tenido de nacer,
y lo digo sin falsos triunfalismos,
la victoria total, la de uno mismo,
se concreta en el ser y en el no ser.
Qué suerte he tenido de nacer,
para cantarle a la gente y a la rosa
y al perro y al amor y a cualquier cosa
que pueda el sentimiento recoger.

Qué suerte he tenido de nacer,
para tener acceso a la fortuna
de ser río en lugar de ser laguna,
de ser lluvia en lugar de ver llover.

Qué suerte he tenido de nacer,
para comer a conciencia la manzana,
sin el miedo ancestral a la sotana
ni a la venganza final de Lucifer.

Pero sé, bien que sé…
que algún día también me moriré.
Si ahora vivo contento con mi suerte,
sabe Dios qué pensaré cuando mi muerte,
cuál será en la agonía mi balance, no lo sé,
nunca estuve en ese trance.

Pero sé, bien que sé…
que en mi viaje final escucharé
el ambiguo tañir de las campanas
saludando mi adiós, y otra mañana
y otra voz, como yo, con otro acento,
cantará a los cuatro vientos…

Qué suerte, qué suerte he tenido de nacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here