Es indudable que el mundo del turf tiene poco, muy poco, en común con el futbol. En las carreras de caballos no hay equipos, ni fanatismos mamados desde la infancia porque un tío tuyo te regaló una zamarra con determinados colores. Puedes sentir cariño por cuadra, o por un jinete en particular, pero es “otra cosa”. Quizás uno de los pocos lugares comunes en los dos deportes (o espectáculos) es esa teoría de que los picos de forma tanto en un caballo como en un equipo son imposibles de mantener durante muchos meses en la misma temporada.

Pues en ese aspecto, este 2018 en el turf ha sido un poco atípico. Así, caballos que comenzaron su periodo de competición en el invierno andaluz como Hipódamo de Mileto (posible mejor caballo del 2019 en España), o la clasuda Soupha han redondeado un año espectacular con actuaciones realmente meritorias y con importantes victorias en los estertores de la campaña otoñal madrileña, completando cerca de un año de gran exigencia al máximo nivel.

Y hoy ha sido el día del espectacular Anorther Day of Sun (vaya físico que se gasta el amigo), cuya primera carrera del año fue el 14 de enero, y tras siete carreras al máximo nivel con cuatro victorias, entre ellas el Cimera, se ha impuesto hoy en el Premio Blasco, demostrando que con una inteligente gestión puedes competir todo el año al máximo nivel.

Y es que hay que resaltar el extraordinario talento del argentino Óscar Anaya para saber rentabilizar sus caballos a lo largo de todo el año, manteniéndolos en condición durante los 12 meses. Pero es que además, ha sido en la última carrera donde el honrado y simpático High Baroque (un día habrá que valorar con calma el quehacer de su entrenador, el escasamente mediático Tiago Martins) ha dado otra vuelta de tuerca a este tema; en su decimocuarta salida en sus últimos 12 meses se ha impuesto en el premio Celestial River.

Porque si el refranero español es sabio, en el turf vamos a tener que olvidar la teoría de los gitanos y los principios… porque lo que bien empieza, bien acaba. Felicidades Don Óscar y que podamos seguir disfrutando de esa bestia que es Another Day of Sun.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here