El circuito de Sepang fue un espectador de lujo en el espectáculo que se vivió hoy en el mundial de motociclismo. Con Marc Márquez ya proclamado campeón del mundo, nadie en Malasia se esperaba lo que hoy sucedió. Las estadísticas y los entendidos en motociclismo pronosticaban que el campeonato de Moto2 y Moto3 se decidiría en el Ricardo Tormo de Cheste, sin embargo, los hechos se precipitaron. Jorge Martín venció esta mañana en Moto3 y, gracias a un golpe de suerte, se proclamó campeón del mundo de la categoría. En Moto2, la victoria se la llevó Luca Marini, pero el más feliz del día fue Francesco Bagnaia, quien quedó tercero, un puesto que le bastó para ser el nuevo vencedor de la categoría intermedia. En lo que respecta a MotoGP, Márquez sumó una nueva victoria. El de Cervera llevó a Valentino Rossi al límite y el italiano sucumbió.

La buena noticia del día fue madrugadora. El piloto madrileño de Moto3, Martín, con su séptima victoria del año y, a pesar de que no ganaba desde Aragón, consiguió ser campeón del mundo de la categoría pequeña. Un honor que solo fue posible gracias a que Marco Bezzechi, su máximo rival, empezó la última vuelta en segundo lugar y, tras una bonita lucha con el resto de los pilotos de cabeza, cruzó meta en quinta posición. Esta era, justamente, la posición en la que Martín necesitaba que quedase. Debido a esta circunstancia, el de San Sebastián de los Reyes no solo sumó el triunfo número 50 para España en esta categoría, sino que también se convirtió en el vigésimo español que se proclama campeón del mundo. Un título que, por primera vez, logra un madrileño y que le convierte en el piloto que, además, suma la victoria número 600 para el motociclismo español en todos los grandes premios disputados.

Tras él, en el podio también estuvieron presentes Lorenzo Dalla Porta y Enea Bastianini, sin embargo, las emociones más sentidas fueron las que se vivieron en el box del De Conca Gresini. Jorge busca así seguir los pasos de sus ídolos en el motociclismo y ya piensa en encaminarse hacia Moto2 y, más adelante, hacia la categoría reina.

En Moto2, Marini, el hermano pequeño de Rossi, fue el piloto más veloz de la categoría. El italiano se subió, por primera vez, a lo más alto del podio en la categoría intermedia. No obstante, a sus lados, por una parte, se respiraba tristeza, mientras que, por la otra, la alegría inundaba la zona de honor. Miguel Oliveira fue el segundo clasificado en Malasia, pero necesitaba sumar más puntos de ventaja sobre Bagnaia para retrasar la alegría transalpina, algo que finalmente no pudo evitar. El italiano ya intentó ser campeón en Phillip Island y, a pesar de no conseguirlo, no desistió. Esta mañana sumó un tercer puesto que le bastó para ser el nuevo campeón del mundo de Moto2. Un hito en su carrera deportiva que no dudó en celebrar con todo su equipo técnico y amigos.

En la categoría reina, Márquez salía en séptimo lugar, tras ser penalizado por estorbar a sus rivales durante el entreno. El de Cervera, con el título ya en sus manos, salió a Sepang a divertirse y demostrar lo que mejor sabe hacer, pilotar. A falta de ocho giros para el final, Vale lideraba la carrera, mientras que Marc era el perseguidor. El catalán, desde ese momento, impuso un gran ritmo y, vuelta a vuelta, recortó distancias al italiano. Un esfuerzo que puso nervioso a Il Dottore y que acabó con el italiano yéndose al suelo a falta de cuatro vueltas. Con la pista libre por delante de él, Marc sumó su primera victoria desde una línea que no sea la primera o la segunda. Además, con los puntos conseguidos, Honda se convirtió en la campeona del mundo de marcas de esta temporada. Un hecho que pone un broche de oro a una temporada idílica para la marca de Iwata.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here