El curso tenístico llega un año más casi a su cierre –la final de la Copa Davis, que enfrenta a Francia y a Croacia, comenzará el próximo día 23- desde el O2 Arena, el espectacular recinto de Londres que albergará por décima edición consecutiva las Nitto ATP Finals, también conocida como Copa o Torneo de Maestros. Las ocho mejores –y sanas- raquetas del circuito se verán las caras desde este domingo 11 hasta el siguiente, día 18, cuando se disputará la final.

Mientras que el tenis va probando cosas distintas en el Torneo de Maestros para promesas llamado Next Gen ATP Finals –sets a cuatro juegos, eliminación de las ventajas o coaching de jugador y entrenador con cascos a lo E-sports- este campeonato se juega bajo el formato clásico de cuatro tenistas por grupo y todos contra todos (Round Robin).

Abrirán el torneo los integrantes del Lleyton Hewitt, compuesto por Roger Federer (número 3 del mundo), Kevin Anderson (6), Dominic Thiem (8) y Kei Nishikori (9). El sudafricano y el austríaco inaugurarán la competición a las 15:00 horas entre los, quizá, grandes favoritos a acompañar en semifinales al inmortal Federer. El helvético, que explicó su forma de conciliar la vida deportiva y familiar bajo la frase “prefiero dormir con niños gritando que lejos de mi mujer”, ha reconocido que la baja de Nadal “afecta”, en tanto que le hace evitar a Djokovic en la fase de grupos, y que se le echará de menos “por su estatus legendario”. Aunque para leyenda con este torneo la de Roger ya que, de ganarlo, sumaría su séptima victoria aquí. “Federer” y “Maestro” es un pleonasmo en sí mismo.

El lunes será el turno para los tenistas del grupo Guga Kuerten: Novak Djokovic (1), Alexander Zverev (5), Marin Cilic (7) y John Isner (10). Nole se ha vestido en 2018 de ave fénix, volviendo a recuperar su mejor tenis y el número 1 del mundo, en especial gracias a sus victorias en Wimbledon y en el US Open. Llega a Londres, eso sí, después de haber perdido en París-Bercy frente a Khachanov y tras confirmar que no jugará la polémica exhibición en Arabia Saudí con Rafa Nadal. La lesión de tobillo del manacorí, la que le impide estar en las Nitto ATP Finals, ha eliminado el runrún del debate ético que se había instalado en la cabeza de los dos tenistas y de la opinión pública.

Como sucede en el otro cuadrante, el puesto de acompañante al gran favorito está bastante abierto. Si acaso parte con una cabeza de ventaja Zverev, el Next Gen que llama a la puerta pero no termina de tirarla. Aquí vuelve a tener una gran oportunidad, ante dos rivales contra los que tiene un buen balance en los enfrentamientos personales (4-1 a Cilic y 5-1 a Isner). No ha de descartarse aún así la presencia en semifinales ni del croata, irregular y que podría tener un ojo en la Davis, ni del estadounidense, gran sacador y que ha entrado a última hora junto a Nishikori por las lesiones de Nadal y Del Potro.

Ésta es la teoría antes de comenzar. La de la presumible lucha de los dos grandes titanes del tenis mundial de la última década, junto al otro que falta, que además es el nuestro. La de la ausencia del argentino, cuyo mayúsculo talento vuelve a ser frenado por las lesiones, que a lo mejor encuentra consuelo en poder animar tranquilo a su Boca querido en la final de la Libertadores. Pero esto son solo letras. Y sino que se lo digan a Goffin y a Dimitrov, los finalistas del año pasado, a ver quien apostaba por ellos. El búlgaro verá si su sucesor es el que todo el mundo espera o hay un factor sorpresa como él.

Nosotros haremos lo propio.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here