Siempre es de noche, no se encienden ni las farolas y los únicos momentos donde surge algo parecido a la luz son los chispazos de un mechero que enciende un cigarrillo para calmar la desesperación. Como si de una novela dramática se tratara, la vida en Sacramento es así: reina el pesimismo, la realidad es esa.

La última vez que un aficionado de los Sacramento Kings vio a su equipo llegar a los playoffs fue en 2006. En ese año, para que todos se ubiquen en el espacio temporal, Usain Bolt todavía no había batido el récord de los 100 y 200 metros. El presidente de los Estados Unidos era George Bush y Wade consiguió su primer anillo con los Miami Heat. Hace doce años que en Sacramento no ven un partido de postemporada, lo que es verdaderamente preocupante.

La franquicia no encuentra el camino que debe de tomar. No tiene en su plantilla una estrella en torno a la que puedan formar un nuevo proyecto deportivo. Lo único positivo que tiene el equipo es su talento joven, que tendrán que pulir durante varias temporadas y pensar realmente si van a ser capaces de crear una plantilla que logre ser competitiva en unos años. De momento, son el equipo más lento de la NBA, el peor en ataque y en defensa: un drama.

Durante las últimas temporadas, Sacramento Kings ha tenido once elecciones top 10 dentro del draft. Si con once elecciones, y todas las estrellas que han salido los últimos años, no ha conseguido hacer un equipo medio decente es porque el problema también reside en la gestión de la franquicia. Actualmente, los jugadores  señalados para crecer y conseguir lo mínimo esta temporada son Bjelica, Bogdanovic, Fox y Bagley. De los dos últimos se espera que se conviertan en las estrellas que necesita Sacramento para salir a flote.

Para la ciudad de Sacramento ya será un motivo de celebración que los Kings ganen un partido. Si consiguiesen llegar a las 30 victorias, todos los aficionados se asegurarían un mes de celebración. En caso de que el equipo volviese a los playoffs (algo prácticamente imposible) se podría generar un baby boom en la ciudad. Si llegasen a las finales de conferencia o incluso a las finales, que disfruten el momento porque en un rato empezará a sonar sus alarmas y les tocará despertarse para ir a trabajar. El seguidor de Sacramento Kings mirará por la ventana mientras se viste y verá que, de momento, no ha salido el sol.

  • Entrenador: Dave Joerger (3ª temporada).
  • Jugador estrella: No tienen.
  • Otros jugadores: Diaron Fox, Bjelica, Bogdanovic.
  • Balance 2017: 27 victorias y 55 derrotas, penúltimos de su división.
  • Objetivo 2018: Encontrar un proyecto de futuro.
  • Pronóstico Luis Bustos: No alcanza los playoffs.
  • Pronóstico Sergio Alberruche: No alcanza los playoffs.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here