Ya están aquí las toses, los dalsys, los apiretales y los mocos verdes de esos que dicen las abuelas que parecen de los de antes de la Guerra….

Ya están aquí las prisas por la mañana, los “acábate el desayuno que llegamos tarde”, los “estoy saliendo por la puerta y ¡aún no te has lavado los dientes!”.

Ya están aquí las carreras para no llegar los últimos al cole, para exprimir las horas mientras estáis fuera, para preparar meriendas con la celeridad de un atleta profesional.

Ya están aquí las revisiones a la mochila, los deberes olvidados, los grupos de whatsapp para desarreglar el mundo.

Ya están aquí los entrenamientos, los partidos del fin de semana, los uniformes, las equipaciones, los calendarios infinitos.

Ya están aquí las reuniones de padres, las tutorías, los disfraces imposibles de los festivales, los “me han cambiado de grupo”, los “¿con quién has jugado en el recreo?”.

Ya están aquí los exámenes, los agobios por la noche, los “no me lo sé”, los “pues esto no lo hemos dado en clase”.

Ya están aquí las notas, las negociaciones para ver más o menos tele, la diplomacia para contener el empuje del Fortnite, la Play y toda su parentela.

Ya están aquí los menús del comedor, los “si hay judías verdes no me quedo”, los tentempiés devorados a media mañana.

Ya están aquí los trabajos en powerpoint, el pegamento de colores y la plastilina, las uñas manchadas de témpera, las rodillas tiznadas de patio.

Ya está aquí el nuevo curso, que pasa tan rápido como vuestra vida, y nos recuerda un año más que crecéis, hijos míos, demasiado deprisa.

2 Comentarios

  1. Q verdad , y todo eso lo hacemos y estamos cuerdas y los vemos crecer y somos tan felices q se nos escapa la vida entre las manos y las carreras de maratón ?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here