Un tirón en la ingle privará a Adam Lallana de poder enfrentarse a España en el debut de Inglaterra en la Copa de las Naciones. Más allá de ser una baja sensible para Gareth Southgate, el talentoso futbolista del Liverpool se perderá la ocasión de volver a medirse contra el país de nacimiento de su abuelo.

Probablemente recuerden el último precedente entre España e Inglaterra: fue el primer gran partido de la era Lopetegui, en 2016. Los Tres Leones vencían por 2-0 cuando, a falta de un minuto para que el colegiado mostrase el tiempo añadido, Iago Aspas se reivindicó con un golazo por la escuadra a lo Juan Palomo e Isco, sobre la bocina, terminó de establecer la igualada con un disparo por debajo de las piernas del portero inglés. El hombre que abrió la lata en aquella fría noche de noviembre en Wembley fue Adam David Lallana, de penalti.

El jugador del Liverpool caminó hacia los once metros con una camiseta blanca que perfectamente podría haber sido roja, siempre y cuando él hubiese aceptado y, claro está, el seleccionador de turno le hubiese convocado. Nunca se dio ninguna de las dos situaciones y Lallana, nacido en St. Albans en 1988, desarrolló toda su carrera en las categorías inferiores de Inglaterra pese a su ascendencia española.

“Muchos igual no saben que mi abuelo es español, de Madrid. No sé si eso tiene influencia en cómo juego, él no es un gran aficionado al fútbol, pero es verdad que mi ídolo de joven era Zidane en el Real Madrid. Le seguía mucho, su forma de jugar. Incluso ahora sigo recuperando y viendo sus vídeos de antes”.

El abuelo de Lallana tuvo que abandonar su ciudad y hacer las maletas a Inglaterra para encontrar trabajo. En las Islas se casó, formó una familia y un día, después de muchos años pegándole patadas al balón, su nieto Adam debutó en el fútbol profesional.

Con 18 años, Lallana se integró en las filas del Southampton, el club en el que pasó ocho temporadas y en el que explotó a nivel nacional. En 2014, el Liverpool le fichó por más de 30 millones de euros. Junto a los reds ha vivido una etapa marcada por la irregularidad y las lesiones. En la última final de la Champions, frente al Real Madrid de su ídolo Zidane, Jurgen Klopp le dio entrada al campo en sustitución del lesionado Mohamed Salah. La aportación del inglés, como era de esperar, no estuvo a la altura de la del egipcio.

Adam Lallana, el nieto de un madrileño, el sustituto de Salah en una final de la Champions y el internacional por la selección de Inglaterra, se perderá por unas molestias en la ingle la posibilidad de enfrentarse de nuevo contra parte de su propia sangre e identidad.

P.D: Por si se lo siguen preguntando, el apellido se pronuncia correctamente en su versión castellana: La Llana (con doble L).

1 Comentario

  1. […] Declan Rice se encuentra entre la espada y la pared. Este más que probable cambio de isla ha provocado la ira de los aficionados de una nación muy sensible a la cuestión identitaria… más aún cuando está Inglaterra de por medio. La hemeroteca tampoco ayuda: en junio de este año, cuando al centrocampista del West Ham le preguntaron si su futuro podría estar ligado al de los tres leones, el hammer catalogó los rumores como “una carga de basura. Nunca hubo decisión, siempre fue Irlanda”. Una forma de resumir cómo ha manejado la situación el joven Rice es que de ahora en adelante, decida lo que decida, va a tener en contra o a su país de nacimiento o al país de su familia. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here