Cuando tengan un mal día, acuérdense de Rafa Nadal. Cuando crean que ya no pueden más, acuérdense de Rafa Nadal. Cuando la vida se ponga cuesta arriba y sientan el peso del mundo en sus rodillas, acuérdense de que él también necesita llevarlas vendadas de vez en cuando. El balear es nuestra certeza de que podemos ser mejores siempre que queramos superarnos a nosotros mismos. Rafa es un seguro de vida, un paracaídas. Siempre le veo como un ejemplo de que el ser humano no explora sus límites por pura vagancia, pero él es la excepción a la norma natural. «No voy a hablar de la rodilla. Estamos en un torneo muy importante y lo único que creo es que voy a estar al 100% para la siguiente ronda», comentaba el balear sobre su rodilla a los micrófonos de Eurosport.

Hace falta mucha clase, pero sobre todo, mucha fuerza de voluntad, para querer poner en pie a la Arthur Ashe después de cuatro horas y media de partido. Pero Rafa es cabezota, esa es una de sus mayores virtudes. Ya está por 42ª vez en su carrera en los octavos de final de un Grand Slam, donde suma 245 victorias (3ª marca histórica). Tendrán que pasar muchos años para que seamos capaces de valorar la magnitud de los acontecimientos.

«No ha sido mi partido más cómodo, Karen es un rival muy difícil. No he tenido mi mejor día. En el cuarto set es cuando jugué mejor porque estaba más pausado para golpear la derecha pero con 5-4, fallé una volea tremenda y se me complicó el partido. Aun así, estoy feliz por ganar y tener oportunidad de seguir en el torneo. Ganar este tipo de partidos ayuda a tu confianza. La sensación que me queda es que debo hacer las cosas mejor, como golpear con más calma. Cuando golpeo el drive debo hacer más daño al rival. No todo ha sido negativo pero hay varias cosas que debo mejorar», declaraba Nadal ante los medios.

 

 

Quizá la batalla más dura que está disputando Rafa a estas alturas sea contra sí mismo. El balear sufre dolores (casi) constantes y asume con resignación que su hora puede llegar más pronto de lo deseado. Eso sí, tanta gloria tiene un precio que Nadal, de momento, se empeña en no querer pagar. La deuda tendrá que esperar, porque ante Khachanov, Rafa se repuso constantemente de todas las embestidas que el ruso le propició.

Rafa Nadal no se rindió jamás. Ni cuando perdió el primer set, ni cuando tuvo que pedirle al médico que le vendase su maltrecha rodilla derecha. El sufrimiento puede esperar, pero las ocasiones para seguir haciendo historia son trenes que el balear no suele dejar escapar.  Gracias a un pundonor inquebrantable, Rafa volverá a estar entre las 16 mejores raquetas del US Open. El cielo vuelve a despejarse si Basilashvili, su próximo rival, no decide lo contrario. Lo tiene difícil, todo hay que decirlo. Rafa tiene los dientes apretados y la pasión intacta. «Es un jugador peligroso. Le pega muy duro a la pelota y si está en la cuarta ronda es porque viene jugando muy bien».

RESULTADOS DE LA 3ª RONDA

CUADRO MASCULINO: Rafael Nadal, 5-7, 7-5, 7-6 y 7-6 a Karen Khachanov; Juan Martín del Potro, 7-5, 7-6 y 6-3 a Fernando Verdasco; John Isner, 7-6, 6-7, 6-3 y 7-5 a Dusan Lajovic; Borna Coric, 6-3, 7-5 y 6-2; Milos Raonic; 7-6, 6-4 y 6-3 a Stan Wawrinka; Kevin Anderson, 4-6, 6-3, 6-4, 4-6 y 6-4 a Denis Shapovalov; Dominic Thiem, 3-6, 6-3, 7-6 y 6-4 a Taylor Fritz; Nikoloz Basilashvili, 6-3, 6-4, 1-6 y 7-6 a Guido Pella.

CUADRO FEMENINO: Serena Williams, 6-1 y 6-2 a Venus Williams; Ashleigh Barty, 6-3 y 6-2 a Karolina Muchova; Karolina Pliskova, 6-4 y 7-6 a Sofia Kenin; Sloane Stephens, 6-3 y 6-4 a Victoria Azarenka; Elisa Svitolina, doble 6-4 a Qiang Wang; Elise Mertens, 6-3 y 7-6 a Barbora Strycova; Anastasija Sevastova, 4-6, 6-1 y 6-2 a Ekaterina Makarova; Kaia Kanepi, 6-3 y 7-6 a Rebecca Peterson.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here