Los aficionados de Arizona deberían estar ilusionados con la nueva plantilla de los Cardinals esta temporada. La campaña pasada consiguieron ocho victorias y ocho derrotas, pero el objetivo este año está claro: volver a los playoff por tercera vez en los últimos cinco años.

Este año, la franquicia de Arizona se ha renovado bastante para conseguir un equipo más competitivo. El equipo de quarterbacks lo han cambiado por completo: Sam Bradford y Mike Glennon han llegado en la agencia libre y en la primera ronda del draft seleccionaron al prometedor Josh Rosen. Todo apuntaba a que el joven jugador californiano saldría entre las cinco primeras selecciones, pero no fue así y a los Cardinals les sonrió la suerte y pudieron seleccionarle para completar un conjunto de quarterbacks exquisito. De estos tres, Sam Bradford parte con ventaja para ser el titular.

La línea ofensiva de Cardinals también ha sido reconstruida, pero de momento es muy impredecible cómo va a funcionar. En el draft los de Arizona reforzaron el cuerpo de receptores con la selección de Christian Kirk, además del corredor Chase Edmonds. Acompañando al joven Kirk estará la veterana estrella del equipo, Larry Fitzgerald, quien comenzará su decimoquinta temporada. En el juego de carrera, David Johnson volverá al equipo tras pasarse el último año lesionado. Hace dos años corrió 1229 yardas y anotó 20 touchdowns.  Muy interesante esta mezcla de juventud y veteranía en Arizona para, en un plazo de dos años, lograr tener un equipo bastante joven y con mucho talento.

La defensa de los Cardinals ha sido considerada una de las mejores de la liga los tres últimos años. Este año, la defensa, aunque algún que otro jugador cambiará, tiene muchos puntos positivos para poder conseguir ser otra vez de las mejores.  De momento, continúan dos de los mejores defensas de la liga, Chandler Jones y el siete veces Pro Bowl Patrick Peterson. Pocos puntos débiles tiene su línea defensiva, pero uno de ellos sigue sin resolverlo: la esquina opuesta a Peterson la tiene descubierta sin un jugador de garantías y, por ahí, sí que se puede hacer daño al equipo de Arizona.

No pienso que vaya a ser un equipo revelación y pueda dar la sorpresa o, al menos, clasificarse a playoffs. De hecho, pienso que los Cardinals no van a llegar a la postemporada, pero sí que puede hacer una buena temporada donde vayan cogiendo experiencia los más jóvenes y además aprendan de los veteranos. Si consiguen todo esto, seguramente en dos o tres temporadas los Cardinals puedan ser un aspirante a la Superbowl.

  • Entrenador: Steve Wilks (1ª temporada).
  • Jugador estrella: Larry Fitzgerald.
  • Otros jugadores determinantes: Chase Edmonds, Sam Bradford, Patrick Peterson, Chandler Jones.
  • Balance 2017: Ocho victorias y ocho derrotas, tercero de su división.
  • Objetivo 2018: Entrar en playoffs.
  • El pronóstico de Luis Bustos:No alcanza los playoffs.
  • El pronóstico de Sergio Alberruche:.No alcanza los playoffs.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here