Dicen de la Biblia que es el libro más vendido y más leído. Sobre él se han creado miles de debates y se han hecho otras tantas interpretaciones. 33 El Musical nace dos mil años después casi con las mismas pretensiones, tiene ambición y es ambicioso, que no es lo mismo. Busca poner de moda a Jesús, el primer influencer de la historia. Lo hará según el evangelio de Toño Casado (autor de la música de la película La Llamada), sacerdote, compositor y director artístico de esta nueva propuesta cien por cien española.

El elegido para encarnar a este nuevo Mesías es Cristian Escudero, que vestirá en zapatillas, ya que la idea principal es dotar a la historia de un diseño moderno. 33 El Musical contará desde un punto de vista atemporal la vida de Jesús, que, como adelanto del guion para los más morbosos, no estará liado con María Magdalena (María Virumbrales). Así, de esta forma, Escudero, con amplia experiencia en el mundo del teatro musical, pasa de interpretar a un personaje gamberro en la serie sobre el narcotráfico gallego Fariña a Jesucristo. Digamos que se trata de una transición no muy católica. El actor capitanea a un reparto de 29 actores (130 personas conforman todo el equipo), algunos de ellos con pasado en concursos como Operación Triunfo (Jorge González) o La Voz (Damián Montes). Se interpretarán 33 números musicales en más de 200 funciones (accesibles para sordomudos y subtituladas en varios idiomas). Todo ello ocurrirá a partir del 22 de noviembre y permanecerá en cartel, en principio, hasta el mes de abril.


33 El Musical desea convertirse en una experiencia, pero sobre todo en un gran espectáculo. 4,5 millones de euros de presupuesto, superior al de muchas películas, lo avalan (2,3 solo para la parte escénica). Para ello la productora está construyendo una catedral moderna en pleno recinto de la Feria de Madrid (IFEMA) con 1.118 butacas. El motivo: no hay lugares con una caja escénica tan potente para albergar un musical de estas magnitudes (su altura es de 12 metros, más larga que la de teatros como el Apolo o Rialto), ni teatros disponibles para una temporada tan larga. La superficie, además del escenario, incluye un área comercial y el acondicionamiento de una pequeña ciudad donde los artistas pasarán gran parte de su tiempo. El área total es de unos 7.000 metros cuadrados, similar a la superficie actual del estadio Santiago Bernabéu.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here