En una franquicia en la que Johnny Unitas y Peyton Manning se convirtieron en leyendas, el puesto de QB sigue siendo el termómetro que mide el éxito o el fracaso de cada temporada. Andrew Luck, el número 1 del draft del 2012 con el que los Indianapolis Colts reemplazaron al número 1 del draft de 1998 (el citado Peyton Manning, camino de Denver), se perdió todo el curso pasado debido a sus problemas en el hombro y el conjunto del Estado de Indiana naufragó en la clasificación sin encontrar soluciones ofensivas: fue trigésimo en puntos, trigesimoprimero en yardas conseguidas, trigésimo en yardas de pase y vigesimosegundo en yardas de carrera. Tras dar por finalizada después de seis campañas la era de Chuck Pagano como head coach, los Colts decidieron que Josh McDaniels, coordinador ofensivo de los Patriots, era la solución definitiva a sus problemas en ataque, pero la espantada del heredero de Bill Belichick (fue anunciado oficialmente y después renunció al cargo, todo en el mismo día) les llevó hasta Frank Reich, el coordinador ofensivo de Doug Pederson en los Philadelphia Eagles. Al igual que hubiera ocurrido con McDaniels, Reich no parece tampoco una mala elección visto su trabajo en los actuales campeones de la Superbowl, pero sólo el tiempo dirá si acertaron o no con su nombramiento.

Porque a día de hoy, lejos de la especulación, lo único que está claro es que Andrew Luck ha regresado a los terrenos de juego tras su lesión y esa es la mejor noticia posible para la franquicia de Indiana: la presencia del QB nacido en Washington mejora exponencialmente al equipo (Brissett suena mejor como backup). Frank Reich lo sabe y parece dispuesto a crear una ofensiva que aproveche las virtudes de su quarterback: pese a las salidas del corredor Frank Gore (Dolphins) y del receptor Donte Moncrief (Jaguars), el tight end Jack Doyle y el receptor T.Y. Hilton continúan en la plantilla y se convertirán una vez más en los mejores socios del exquarterback de Stanford. Asimismo, la agencia libre ha traído a Indianapolis a un jugador como Eric Ebron, el extightend de los Detroit Lions, que a priori también parece encajar perfectamente en el estilo de juego que quiere implantar Reich con el liderazgo de Luck. Además, después de traspasar a los Jets su elección número 3 por el pick número 6 y tres segundas rondas, los Colts se hicieron en el draft con uno de los mejores jugadores que había disponibles este año, el excelente offensive guard Quenton Nelson, que no abandonará el Estado de Indiana (sobresalió, y mucho, en la Universidad de Notre Dame) para convertirse en el líder de la línea ofensiva (de las peores de la liga el año pasado) que proteja al omnipresente Andrew Luck. Porque, en efecto, el futuro de los Colts no pasa por el ataque, su gran obsesión, ni por la defensa, sino que depende de una única circunstancia: la buena salud de su QB titular.

  •  Entrenador: Frank Reich (1ª temporada).
  • Jugador estrella: Andrew Luck.
  • Otros jugadores determinantes: T.Y. Hilton, Jack Doyle, Quenton Nelson, Eric Ebron, Marlon Mack, Malik Hooker.
  • Balance 2017: 4 victorias, 12 derrotas, penúltimo de su división.
  • Objetivo 2018: Tener un balance positivo de victorias.
  • El pronóstico de Luis Bustos: No alcanza los playoffs.
  • El pronóstico de Sergio Alberruche: No alcanza los playoffs.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here