Las niponas eliminaron con claridad a Inglaterra por 2-0 y avanzaron a la final con autoridad. Allí le espera España que, contra todo pronóstico, venció a la todopoderosa Francia. Ambas selecciones acostumbran a jugar con la posesión, en el estilo son muy parecidas y lo demostraron en su enfrentamiento en la fase de grupos, donde España venció por la mínima con un solitario gol de Carmen Menayo. Las dos cuentan con jugadoras con un potencial aclamado ya en la élite del fútbol, por lo que basan su juego en el dominio, mezclado con la gran técnica de sus jugadoras y buscando un pases que rompan las líneas defensivas.


Camino a la final


Japón ha ido venciendo con solvencia a todas las selecciones con las que se ha enfrentado. Desde que iniciara el Mundial, solo ha pinchado una vez, precisamente, contra España en fase de grupos. En el partido con el que abría su participación, presentaba sus armas y vencía a una de las grandes favoritas: Estados Unidos. Frente a España sufrió la falta de posesión en tramos importantes del partido y eso lo aprovechó el combinado de Pedro López que marcó y aguantó hasta el final la insistencia japonesa. Tras su goleada a Paraguay para certificar el pase a cuartos y olvidar la derrota, llegó el partido en el que las cualidades de las japonesas quedaron claramente definidas. Frente a Alemania, en la primera ronda de eliminatorias, derrochó un vistoso juego y mucha fluidez en ataque, derrotando por un contundente 1-3 a las germanas y colgándose el cartel de favoritas. La gran prueba de fuego, en semifinales frente a Inglaterra, la pasó sin sufrir ninguna quemadura, dejando a las inglesas aturdidas tras la superioridad mostrada por las niponas en unas semifinales de un Mundial. La confirmación de un proyecto que no deja lugar para las dudas.


Participación en los Mundiales


Japón, que llegó al Mundial haciendo una clasificación muy notable al ganar el Campeonato de Asia, es un clásico de los Mundiales Sub20, participando en todas las ediciones salvo en Canadá 2014, sorprendentemente el año que vence en el sub17. Las estadísticas de las niponas las avalan como una de las selecciones con mejor rendimiento de la competición. En la última edición, en Papúa Nueva Guinea 2016, se alzaron con el tercer puesto. Misma marca que obtuvo como anfitriona en 2012. Era una barrera que no había superado en ningún Mundial anterior, ya que en 2002 y 2008 se cayeron en cuartos. Su peor registro data de 2010. En el Mundial disputado en Alemania quedó eliminada en la Fase de Grupos frente a México y Nigeria, quedando solo por encima de Inglaterra.


Futoshi Ikeda


El seleccionador nipón asumió el cargo de entrenador tras el Mundial de Papúa Nueva Guinea, donde su compañero Asako Takakura hiciera una gran labor con la Selección que acabó tercera. Una reputación que le haría dar el salto a la Absoluta. Futoshi Ikeda ha sabido transformar la presión que conllevaba recoger el testigo de una selección ganadora, superando claramente las expectativas y logrando lo que antes nadie había hecho. Ikeda es un conocido defensa japonés que pasó toda su carrera en el país asiático, vistiendo la camiseta del Urawa Reds en la J1 League, máxima categoría del fútbol japonés. Tras retirarse, empieza su carrera como entrenador del equipo juvenil de Urawa Reds en 1997, hasta que en 2002 se hace con las riendas del primer equipo. Antes de llegar a la selección en 2017, entrena al Avispa Fukuoka desde que dejase el equipo de su vida en 2012. El técnico utiliza el clásico 4-4-2 que tan de moda se ha vuelto a poner. La marca de identidad del equipo es un estilo de juego que intenta quedarse con el balón, en la mayoría de sus partidos han ganado la posesión, mezclando esa virtud con la calidad de unas jugadoras que han demostrado estar por encima de sus rivales.


La estrella


Riko Ueki es, sin lugar a dudas, la estrella nipona. A sus 19 años la talentosa delantera ha destacado en un plantel con extraordinarias jugadoras de la talla de Jun Endo, Saori Takarada o Fuka Nagano. Además, se ha alzado como artillera del equipo y baluarte con 5 goles, uno por debajo de la española Patri Guijarro, con quien luchará en la final por hacerse con la Bota de Oro Adidas. Riko Ueki, que porta el dorsal 19, comenzó a jugar al fútbol en el colegio con apenas 10 años, y siempre lo ha hecho en la demarcación de delantera. En la actualidad lo hace en el equipo femenino del Tokio Verdy, el NTV Beleza, conjunto campeón de las tres últimas ediciones de la Nadeshiko League.


Final con España


A pesar de que Japón parte como favorita, España ha demostrado durante todo el campeonato que es una matagigantes. Salvo el primer partido frente a Paraguay donde era superior a su rival, La Rojita ha ido derrumbando muros hasta llegar a la final. Ya sorprendió a Japón en fase grupos y desde luego, la victoria ante EEUU, fue toda una inyección de optimismo de cara a las opciones de España en este Mundial. Pese a la sensible baja de Aitana Bonmati, la Selección Española llega al último partido del Mundial con la moral por las nubes y con ganas de revancha de la final del Mundial Sub17 que perdieron contra Japón. Rememorarán su presencia en aquella final de 2014 jugadoras como Carmen Menayo o Patri Guijarro (Aitana Bonmati también la disputó pero debido a la expulsión vera la final desde la grada) Asato Miyagawa y Fuka Kono, protagonista de aquel partido al marcar el 2-0 definitivo. Solo queda esperar que la moneda para España, esta vez, salga cara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here