Hace tiempo que ridiculizar los clásicos de cualquier género se ha vuelto una obsesión en Hollywood, y lo dice una persona que disfruta muchísimo de la saga Scary Movie. No me juzguen, hay que entregarse al placer más básico de vez en cuando. ‘El espía que me plantó’ sigue las migas que dejase ‘Agente contrainteligente’, es otra gran parodia del cine de espías en la que se mezclaba la acción y la comedia casi a partes iguales. Y digo casi, porque ‘El espía que me plantó’ no consigue encontrar el equilibrio perfecto entre la mofa y las grandes dosis de acción que nos regala. Es cierto, que dichas secuencias no desentonan con las carcajadas que de vez en cuando se oirán en la sala, pero quizá, Mila Kunis y Kate McKinnon no consiguen sacar al genio de la lámpara, porque entre ellas solo surge la magia cuando su misión es hacernos reír.


Dirección: Susanna Fogel

Reparto: Mila Kunis, Kate McKinnon, Sam Heughan, Justin Theroux y Gillian Anderson.

País: Estados Unidos

Duración: 116 min.


La historia narra lo siguiente, Audrey (Mila Kunis) y Morgan (Kate McKinnon), dos coleguitas de Los Ángeles, se ven envueltas en una conspiración internacional cuando el ex novio de Audrey, Drew (Justin Theroux) aparece de improviso en su apartamento, huyendo de unos asesinos con cara de pocos amigos que le pisan los talones. Sin comerlo ni beberlo, Audrey y Morgan se ven envueltas de repente en toda una misión internacional para salvar al mundo y  emprenderán una huida que les llevará hasta Europa, escapando de criminales, una gimnasta rusa y un ken con disfraz de agente encubierto británico que resulta ser un príncipe encantador. ¿Les suena?

La personalidad de la película se extrae del tiempo que invierte riéndose de los convencionalismos y los estereotipos de las películas de espías y es ahí, donde debería haberse centrado con todos los recursos de los que dispone. A partir de la segunda mitad del metraje y salvo apariciones estelares de Kate McKinnon, el espectador recibe información confusa. La película elige la acción por encima de la comedia y en ese momento es cuando el argumento se desequilibra y la cinta cojea. Por otro lado, confíen en pasar un buen rato, porque cuando la apuesta es la comedia, las risas están garantizadas y la culpa es de una espectacular McKinnon de la que quiero más, mucho más. Y estoy convencida de que les pasará lo mismo a ustedes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here