Tres de los líderes del equipo español, Bruno Hortelano, Óscar Husillos y Ana Peleteiro ya han demostrado en Berlín a lo que han venido. Si alguien tenía alguna duda de ellos, ya las han despejado. Su eclosión ha llegado el mismo día como si de un presentimiento se tratase. Si ayer el cuerpo se quedó con sabor agridulce por ese cuarto puesto de Adel Mechaal, ahora ya nos hemos venido arriba. Peleteiro solventó su clasificación en el primer salto, Husillos controló su serie del 400 con maestría y Hortelano ganó su semifinal del 200 y entró casi caminando a meta.

Lo de Hortelano es otra historia. Compite contra el crono y contra Guliyev, porque son dos europeos en marcas de jamaicanos y estadounidenses. Ganaron sus series y se retaron para la gran final de este jueves, que será apasionante. El español lo tiene claro, “se puede soñar con el oro, yo voy a soñar con el oro”, explicó con una sonrisa instantes después de su fabulosa presentación. Dos años duros, de llantos, de tristeza y de una recuperación constante que le privó de estar en el último Mundial de Londres, ha llegado el momento de recoger los frutos. Y podrían ser dorados.

También se mostró esplendoroso el palentino Óscar Husillos, que no ganó su semifinal, pero terminó en segunda posición y controlando siempre a derecha e izquierda, sabiéndose en todo momento en la gran final. Cambió el ritmo al salir de la segunda curva y cuando se vio con el objetivo en el bolsillo se dedicó a correr pensando en el día siguiente. Pocos meses después de aquella eliminación en Birmingham cuando era campeón del mundo, tiene la oportunidad de desquitarse a la primera oportunidad. La velocidad española ya mira a los ojos de todo el mundo.

¿Y qué decir de Ana Peleteiro? Para ella, competir es vivir. Desde que adquirió una madurez de gran atleta, jamás falla el día clave. Este miércoles demostró todo lo que tiene dentro. Salió concentrada, se preparó, hizo su primer salto y se clasificó para la final son solvencia. Se dejó más de diez centímetros en la tabla y todavía le sobraron más de 20 en la arena. Salió del estadio de Berlín con la sensación de haber hecho lo que tocaba, de haber cumplido con un deber. Su Europeo es la final y no firma el bronce. Se lo digo yo.

4 Comentarios

  1. […] Es curioso el caso de Bruno Hortelano, quien recibe un tratamiento de estrella sin ser la gran referencia atlética de nuestro país. Hacen falta más como él. Sin haber pisado una final olímpica o mundial, el campeón de Europa de 2016 engancha con el aficionado. Es lo mismo que consiguen otras leyendas como Carolina Marín o Rafa Nadal, con la diferencia de que Hortelano no tiene todavía -acabará llegando- esa gran fotografía deportiva, algo que ha sustituido por una historia de superación fascinante. Su irrupción en la élite ha sido gloria bendita para el atletismo español. Además, es un chico bien equilibrado, con una azotea privilegiada que le hace ser sincero en los micrófonos. Si se equivocó en la última posta del relevo 4×400 y eso nos costó el oro, pues lejos de decir que está contento y feliz, reconoce su error. Que lo clonen. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here