Acabó el Mundial, se coronó Francia y llegó el momento de repartir los otros premios. A Luka Modric le correspondió el Balón de Oro del campeonato, el de Plata fue para Eden Hazard y el de Bronce para Antoine Griezmann (también nombrado Jugador de la Final). El mejor joven fue, como no podía ser de otra manera, Kylian Mbappé, flamante campeón a los a 19 años. Thibaut Courtois fue reconocido con los Guantes de Oro al mejor guardameta y los seis goles de Harry Kane le convierten en el artillero del torneo. Para España también hubo mención, aunque fuera menor: selección más deportiva del Mundial.

 


La maldición sigue persiguiendo al mejor futbolista de una Copa del Mundo. Los últimos seis jugadores que se llevaron el galardón no conquistaron el título: Modric (2018), Messi (2014), Forlán (2010), Zidane (2006), Kahn (2002) y Ronaldo (1994). Romario, en 1994, fue el único que se llevó título individual y el campeonato del mundo.

Kane es el primer inglés que termina como máximo goleador desde Gary Lineker en 1986 y Varane se convierte en el decimoprimer futbolista que gana el mismo año la Copa de Europa y el Mundial. En los últimos veinte años, todos son madridistas. Además de Varane, Khedira (2014), Roberto Carlos (2002) y Karembeu (1998).

La estadística también honra a Didier Deschamps, que se une al selecto club de ganadores del Mundial como jugadores y como técnicos. Antes lo consiguieron Zagallo y Beckenbauer.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here