Mapi y Majo Sánchez Alayeto siguen dominando el World Padel Tour femenino. Estaba más cuestionado que nunca su reinado, parecía más cerca que nunca su caída de lo más alto del ranking, pero ellas se han limitado a contestar como mejor saben: sobre la pista. Su victoria en el Estrela Damm Valencia Master por 6-3 y 6-4 ante Marta Ortega y Ariana Sánchez es un golpe encima de la mesa y un giro nuevo de timón a la temporada.

Porque Mapi y Majo saben lo que es perder el número, conocen lo que es ceder el trono del World Padel Tour –ante Marrero y Salazar- y verse superadas sobre la pista. Y no, no están dispuestas a que vuelva a suceder. O no al menos por deméritos propios. Podrán caer, podrán saborear la derrota en una, varias o cuantiosas situaciones, pero a la hora de la verdad están siempre dónde y cuándo se las espera.

Y es que en el Valencia Master la presión que ejercían Gemma Triay y Lucía Sainz sobre su mandato era palpable en el ambiente, pero ellas supieron lidiar con ellaen todo momento gracias, en gran medida, a la eliminación de la pareja Nox Pádel en semifinales y a su clasificación para la final. Una final en la que tendrían enfrente a Marta Ortega y Ariana Sánchez, las verdugas sobre la pista de la pareja número dos. Una final inédita este año que ponía frente a frente a las parejas uno y cinco del Circuito y que, por enfrentamientos este año, daba un claro favoritismo a las zaragozanas.

Y, aunque no es la tónica habitual este curso, las cábalas se iban a cumplir desde el primer compás del partido. Por primera vez este 2018 Mapi y Majo no tenían enfrente a Sainz y Triay en la final y pretendían evitar los ya habituales sustos. Marcaron el compás del encuentro, empujaron al fondo de pista a Ortega y Sánchez e impusieron un ritmo alto que las puso con ventaja de inicio.

No habían dejado entrar en el partido de inicio a Marta y Ari y, a partir del 3-0 a su favor, se limitaron a mantener el guión. Minimizar los errores no forzados, trabajar a Ortega con el globo y entrar firme con la volea y el remate para marcar los ritmos eran los pilares fundamentales de su juego. El resultado solo podía ser un set para enmarcar que acabaría con el 6-3 en el luminoso a su favor.

Pasado el tránsito por los banquillos tras la primera manga se podía esperar el habitual bajón tras lograr el primer objetivo del partido, pero no iba a ocurrir esta vez. Mapi y Majo conocen lo que es caer en la relajación del éxito transitorio, bajar un par de marchas a su pádel y acabar cediendo el guión del partido. Esta vez no iban a dar oportunidad alguna.

Y no fue porque no lo intentaron Marta y Ariana. La joven dupla española se repuso de un primer set en el que no encontraron su pádel y comenzaron a dar un mejor nivel. Con un mayor acierto y minimizados ya los errores buscaron los puntos débiles de las gemelas, pero tan solo pudieron alargar el set hasta el punto de rotura que las gemelas propusieron. Y fue en el quinto juego. Subieron una marcha, presionaron el servicio de Ortega y aunque no lo lograron a la primera sí lo hicieron a la segunda. Rompieron el servicio, sacaron el suyo adelante con soltura y pusieron una ventaja que sería ya insalvable en el partido.

Pelearon Marta y Ari, levantaron dos pelotas de partido y pusieron sobre la moqueta todos los argumentos de los que disponían, pero era el día de Mapi y Majo Al tercer intento pusieron el 6-4 a su favor cerraban la final y con ella su segundo título de la temporada. Una victoria fundamental en lo deportivo que permite mantener el número uno. Una nueva demostración de las gemelas Alayeto que, cuando todo falla, ellas lucen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here