Pasan los años y José Calderón seguirá en la NBA. Al menos, uno más. Y ya van unos cuantos. Tantos como 13. El base ha firmado por 2,4 millones de dólares con los Detroit Pistons. Pero el dinero es lo de menos. Es el mismo equipo que lo acogió tras su salida de Toronto, allá por 2012. En el banquillo, una cara conocida, la de Dwane Casey, con quien coincidió en Raptors.

A sus 36 inviernos, firma vivir otro año con la maleta hecha. Viajes, noches de hotel, levantarse sin saber dónde está… A todo eso ha dicho que sí José Manuel Calderón, al menos, un año más.

 

El extremeño se encontrará con un backcourt repleto. Con Reggie Jackson como titular en la dirección de unos Pistons que este año cuentan desde el inicio con Blake Griffin y Andre Drummond como pilares. Un equipo de remiendos que luchará por meterse en Play Off. Cosa que no logró este año con sus pírricas 39 victorias, a 4 de las 43 de Washington (8º), último en entrar en el Este. Para que se hagan una idea, el último equipo en entrar en la post season en el Oeste sumó 47 triunfos. Eso es Detroit a día de hoy.

Su rol será el de suplente, eso lo tiene claro. Hace tiempo que al español lo valoran más por su ética de trabajo y actitud que por lo que pueda ayudar en la pista. Esta temporada será el mentor de los nuevos. El maestro que guíe y enseñe los entresijos del juego que tan bien domina a los dos drafteados por los Pistons, Khyri Thomas, con el pick 38º, y Bruce Brown Jr, con el 42º.

Pero eso a él tampoco le importa. Seguirá animando desde el banquillo. Y saldrá a darlo todo si se lo pieden. Hace tiempo que su sueño es saberse capaz de competir en la liga más exigente de mundo: la NBA. Un sueño cumplido. En su orgullo, cada año es un triunfo. Una muesca más en el revólver de la vida. Un reto para alguien que se toma cada uno de los 82 partidos como una final. Así es José Mauel Calderón.

Quizá ya, con la mochila del tiempo cargada de gloria, destaque con letras doradas las palabras que la temporada pasada le dedicó su compañero de Cavs, Lebron James: «Es un jugador muy inteliente, como todos los jugadores de la selección española. Es muy inteligente en la pista y es un gran profesional». Palabra de un rey.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here