«Sí, he oído hablar de la negación, pero no creo que exista», nos contaba Dan Brown en Inferno. Y en esas andamos, a vueltas con la negación y los comunicados. Los del Real Madrid, en concreto, que en menos de 48 horas ha negado la mayor en cuestión de fichajes. Mientras los aficionados fantaseaban con ver vestido de blanco a Neymar y, sobre todo, a Mbappé, la entidad de Concha Espina acababa con la ilusión de un plumazo. En la partida de ajedrez que cada verano se disputa en el tablero de los representantes, intermediarios y clubes, el Real Madrid ha dado un giro de timón, que al final es un clásico: matar al mensajero pero en esta ocasión bajo su puño y letra.

Algo que puede reforzar la presunta noticia y provocar el efecto contrario al deseado. Si lo niegan es por algo pensará más de uno, traducción libre del ‘si el río suena agua lleva’. En cualquier caso, sorprende la rapidez y la contundencia expresada por el Real Madrid. La entidad blanca cataloga la oferta por Neymar como «rotundamente falsa», para poco después arremeter contra TVE en calidad de ente público que informa de una noticia «absolutamente falsa» y sin contrastar con ninguna de las partes. Entendemos pues que el Real Madrid sabe que TVE no ha llamado a París, diciendo aquello tan periodístico de… Qu’est-ce qui est vrai à ce sujet? (¿Qué hay de cierto en esto?).

Si eso ocurría el 2 de julio, 48 horas después saltaba de nuevo la alerta. El Real Madrid volvía a negar las informaciones y desmentía una posible oferta por Mbappé. De nuevo las comunicaciones telefónicas Madrid-París volvían a echar humo. Pero de repente la fumata no era blanca. Con incertidumbre descubríamos que la fuente podía estar corrupta y la malicia e instantaneidad de las redes sociales hacían el resto. La información había partido de una presunta cuenta falsa con reminiscencias francesas (con tan solo 38 tweets publicados) aunque diversos medios repicaron la noticia argumentando ese tan manido «en Francia dan por hecho…» El Madrid también picó el anzuelo ante el cariz que estaban tomando los hechos. Ya saben la bola de nieve y el eco del altavoz multiplicador de las redes sociales. La respuesta, en este caso, fue igual de contundente catalogándola de «rotundamente falsa», aunque no apuntó a ningún medio en concreto.

La redacción de comunicados, debe ser, eso sí, como la memoria, selectiva. Porque al menos en la casa blanca incluye solo la negación de las llegadas. Otra cosa son las salidas. El listón del ruido mediático ha sido rebasado estos días por la posible marcha de Cristiano Ronaldo del Real Madrid. Varios de los informativos más seguidos de este país han abierto con el repentino romance entre el portugués y una Vecchia Signora. Las redes sociales y los grupos de wattsapp ardían con la noticia. Una noticia que incluye la rebaja de la cláusula de Cristiano hasta los 100 millones, asumibles por la Juventus. Aquí no ha habido negación alguna, ni de las cantidades, ni de la posible ruptura de un matrimonio tan bien avenido.

Habrá que estar atento al departamento de comunicación de la Casa Blanca, por si nos quieren explicar algo del limbo en el que parecen vivir Cristiano y el Real Madrid desde la final de la Champions. Desde entonces ambas partes han utilizado el silencio stampa, en un verano marcado por los comunicados. Antes de estos dos, el terremoto llegó con la oficialización del nuevo mister del Real Madrid. Aquello también se anunció vía comunicado, de manera rápida y directa, lo que desencadenó después lo sabemos todos. En esa historia también hubo negaciones y medias verdades. Y en ese punto parece que nos encontramos ahora, en el instante previo a que todas las piezas encajen y el efecto dominó nos riegue las tórridas tardes veraniegas de fichajes, anunciados eso sí, con su correspondiente comunicado.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here