Tengo una decepción muy grande. Me siento igual de triste que los jugadores y que todos los aficionados españoles. Quedar fuera en octavos es una gran decepción. Creo que a España le faltado frescura. Nuestra Selección juega muy bien al fútbol pero cuando lo hace con ritmo. Sabemos tocar con velocidad, lograr desmarques con velocidad y tener posesiones largas, pero siempre con una finalidad. Esta vez el ritmo fue cansino. Está muy bien tocar, pero en tres cuartos de campo hacia adelante debe haber desmarques, paredes… pero nos ha faltado chispa, frescura o saber leer partidos ante rivales fuertes y muy defensivos. A esos equipos se les rompe con desmarques, con centros, desbordes… y hubo exceso de toque con mucha lentitud.

Creo que hay unanimidad: Isco ha sido el jugador que mejor ha rendido, el que más ha creído, el que mejor ha encarado y el que más paredes ha buscado. Ha sido el único diferente de todos los que hemos visto sobre el terreno de juego. Isco siempre intentaba algo distinto y eso precisamente es lo que echamos en falta en otros futbolistas. Pocos desbordaron y él lo hizo hasta que ya no pudo más. La aportación de otros jugadores no ha sido la esperada; Iniesta apenas puso dos toques de calidad, Silva fue de lo más notorio, Asensio no ha respondido bien, a Diego Costa no le llegaban balones, Busquets no ha sido el que se esperaba…

Está claro que cualquier jugador que estaba en el banquillo podía resolver y resultar efectivo aunque otra cosa son los cambios o en qué momentos se hacen para reestructurar al equipo. Todos somos seleccionadores. Todos opinamos. Somos así. Sinceramente, creo que respecto a los cambios se podía hecho alguna otra variación. A toro pasado es mucho más fácil, pero desde luego hubiese metido algún delantero más. Teníamos demasiados jugadores por detrás del balón (Busquets, Koke, Isco, Silva, Asensio…) y pocos ayudando a Diego Costa arriba. A eso hay que añadir que Rusia se encerró atrás y renunció al balón. Sacaron petróleo del penalti, pero es triste ver a Rusia, la anfitriona, plantear eso.

Podíamos haber aportado más a nivel ofensivo. Nadie encaraba o desbordó. Hubiese quitado a Koke, dejando a Busquets solo buscando más agresividad. Necesitábamos más jugadores por delante del balón, pero luego hubo poca movilidad, eché de menos más desmarques a la espalda de la defensa. Y, sobre todo, más ritmo. Entiendo que España toque, toque y circule, pero siempre que lo hagamos para sorprender y hacer daño. No cayendo en la parsimonia.

En mi opinión, el relevo de Lopetegui justo antes de arrancar el Mundial no ha tenido nada que ver en nuestra eliminación. Aunque eso no suma. Si acaso resta porque la noticia de todo ese follón no es bueno. Quedarse sin entrenador cuando llevas trabajando tanto tiempo con el equipo no resulta nada bueno. Eso nos sorprendió a todos y no sabremos realmente cuál fue el porqué. Julen podría haber seguido hasta el final en este Mundial aunque la decisión final fuera del presidente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here