Creo que es demasiado pronto para comparar a Arthur con Xavi. No tengamos prisa, si el brasileño está destinado a ese apoteósico papel, la hora le llegará. El debut ha sido prometedor, lo confieso. Hubo tiempo, eso sí, para que regalase una clase de controles orientados, pases de primeras, protección del balón y personalidad. De primeras, todo lo necesario para que los culés estén contentos. Arthur tiene las herramientas para ser una pieza importante en el equipo de Valverde, veremos si le dan las oportunidades suficientes para demostrarlo, en un Barça con cola para entrar en su centro del campo.

 

 

El Barcelona controló el encuentro de principio a fin, y si no hubiese sido por dos pájaras defensivas, el debut de los azulgranas en esta pretemporada hubiese dejado un sabor de boca perfecto. A falta de que se incorporen los mundialistas, todavía de vacaciones tras el Mundial, un Sergi Roberto ascendido fugazmente a director de la empresa y el plan D del Barcelona emitieron señales positivas.

Munir fue otra buena noticia para Valverde, abrió el marcador y tuvo el protagonismo suficiente como para convertirse en un recurso del que tirar a lo largo de la temporada. Cualidades le sobran, igual que a Rafinha. Los cambios que introduciría el txingurri para darle aire al equipo culé durante la segunda mitad los aprovechó el Tottenham para maquillar un marcador que en ningún momento tuvo de cara. La justicia llegó en la tanda de penaltis donde otro debutante, Malcom, daba la victoria al Barça y cerraba una noche calurosa en Pasadena con un baño placentero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here