Sainz y Triay son la pareja del momento. En el circuito femenino del World Padel Tour, y en este 2018, solo ellas han conquistado más de un torneo en lo que va de curso. Barcelona, Zaragoza y ahora Valladolid son los territorios conquistados tras la final de este domingo en la que se impusieron a Mapi y Majo Sánchez Alayeto por 6-4, 4-6 y 6-3.

Y es que Lucía y Gemma viven el mejor momento de sus carreras deportivas. Superada la barrera que las dejaba en cuartos, semifinales o en duelos directos con parejas de lo más alto del ranking, parece que han hecho de la victoria costumbre. No siempre salen triunfadores, pero siempre dan la talla.

Porque en 2018 solo ellas saben lo que es saborear la victoria más dulce en varias ocasiones. Barcelona, Zaragoza y Valladolid son las tres citas que han visto campeonar a la pareja Nox quedándose tan solo por el camino en Alicante –semifinales- y Jaén –final-.

Unas Sainz y Triay que, una vez, reeditaban final ante Mapi y Majo Sánchez Alayeto. El duelo más repetido de las finales femeninas este año con tres de cinco oportunidades, sería el punto y final a uno de los torneos más esperados del año en el circuito World Padel Tour.

Y, como casi siempre, comenzaría con el guión tantas veces visto. Igualdad al inicio del primer set, oportunidad para ambos bandos y mordida final para Sainz y Triay. Tras el tres iguales del marcador, conseguían distanciarse en el marcador gracias a un trabajado ‘break’ que, a la postre, les daría el primer parcial por 6-4.

Si el primer parcial era la copia perfecta de otros tantos ya vistos, el segundo iba a continuar la misma línea. Y lo haría de la mano de Mapi y Majo. Las mismas que se empeñan en dar la vuelta a situaciones cuasi imposibles y que hacen de su derrota un caminar por el desierto.

Un 4-6 de vuelta era la respuesta de la pareja número uno a la dos que, además, obligaba a resolver la final en el tercer y definitivo set. Esta vez, con mas morbo si cabe, dado que en los últimas encuentros la manga definitiva había caído por igual para ambas partes.

Con ambas parejas minimizando errores para no conceder la más mínima ventaja, amagarían Sain y Triay con la rotura. Hasta tres bolas de ‘break’ tuvieron en su mano, pero no supieron resolver por pequeños detalles lo que parecía un paso al frente. Solo era el primer aviso.

No habían podido a la primera, pero sí lo harían a la segunda. Lograron la rotura, pusieron distancia de por medio y encaminar la recta final del partido con una solvencia hasta ahora nunca vista en una final femenina.

Pasaban las dos horas y media de partido cuando, esta vez sí, Gemma y Lucía cerraban la tercera manga y con ella la final y el título. El mejor retorno tras la dolorosa derrota en Jaén y el tercer título en el que ya va para ser el año de sus vidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here