Argentina no ha podido escapar al conflicto político que arrasa la región desde hace años. Ante el preocupante clima y la crispación que ha provocado el encuentro, finalmente, el que iba a ser el último partido de preparación de la albiceleste antes de viajar a Rusia no se disputará. Ante este panorama, los dirigentes del combinado argentino tratarán de cerrar otro amistoso que disputarían en Barcelona, donde actualmente se encuentran concentrados, el mismo sábado.

El presidente de la Asociación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, se pronunció hace unos días al respecto e hizo un llamamiento claro, tanto a los jugadores, como a la mismísima AFA:  «Messi es un símbolo de paz y de amor. Nosotros le pedimos que no participe en la legitimación de los crímenes de la ocupación. Vamos a iniciar una campaña contra la federación argentina, apuntando personalmente a Messi que cuenta con decenas de millones de seguidores en los países árabes y musulmanes. Pedimos a todos quemar las camisetas con su nombre y sus posters».

«Este partido es como que nosotros celebráramos el aniversario de la ocupación de Malvinas, esto sería una aberración, una falta de respecto y una agresión al sentimiento del pueblo argentino», dijo Husni Abdel Wahed, embajador palestino en Argentina.

Manifestantes protestan en Barcelona contra el partido que iba a disputarse en Jesusalén entre Argentina e Israel. Foto: Enzo Argento

Este martes, Hugo Moyano, vicepresidente segundo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), anunciaba la suspensión en Radio 10 todavía sin confirmación oficial, pero sumido en los rumores y en la presión de la calle y de las redes sociales: «Me parece bien que se haya suspendido el partido de la Argentina con Israel. Se ha hecho lo correcto, no valía la pena. Lo que pasa en esos lugares, donde matan tanta gente, como ser humano no se puede aceptar de ninguna manera. Las familias de los jugadores estaban sufriendo por las amenazas».

Ante la pequeña batalla ganada, la Asociación de Fútbol de Palestina, a través de su directora internacional, Susan Shalabi, agradeció en declaraciones a la agencia EFE la cancelación del encuentro: «Las noticias que estamos recibiendo son que se ha cancelado, pero aún no tenemos ninguna confirmación oficial. De confirmarse, he de decir que tiene mucho mérito que el equipo argentino haya decidido no prestarse para convertirse en una herramienta política. Es un buen ejemplo de separación de política y deporte y de cómo no permitir a los políticos imponer su agenda. Es algo por lo que les tenemos que agradecer a los argentinos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here