El dopaje vuelve a salpicar al ciclismo español a menos de diez días para que arranque el Tour de Francia. Vienen por delante días convulsos para el equipo Movistar y para Jaime Rosón, a quien la UCI ha suspendido de forma provisional tras detectar un “resultado adverso en su pasaporte biológico con fecha enero de 2017”. El equipo telefónico así lo explica a través de un comunicado lanzado esta misma mañana, en el que aclara que el corredor, fichado para la temporada 2018, tuvo esta anomalía “casi un año antes” de su llegada.

“Desde su incorporación a nuestro equipo en este 2018, el comportamiento, analíticas y valores del pasaporte biológico del corredor han sido intachables”, reza también el comunicado de Movistar, en el que se cuenta que el equipo va a colaborar con el deportista para tratar de explicar lo sucedido, además de informar de que han suspendido de forma provisional su relación laboral con Jaime Rosón.

A sus 25 años, el ciclista zamorano es una de las grandes bazas del futuro y, por eso, Movistar lo fichó para su temporada 2018. Aunque estaba fuera del equipo del Tour de Francia, sí se esperaba que tomara la salida en la próxima edición de la Vuelta a España. Durante esta temporada ya se le había visto su gran potencial gracias a su gran triunfo en la Vuelta a Aragón y su meritorio octavo puesto en la Tirreno Adriático, donde estuvo trabajando para su jefe de equipo en esa carrera, el alavés Mikel Landa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here