Los que hemos sufrido en muchas largas noches el azote del insomnio sabemos que las más terroríficas pesadillas sobrevienen con la vigilia, no cuando estamos en la deseada fase REM del sueño. En esta cinta del director uruguayo Gustavo Hernández (La Casa Muda, 2010) sucede también lo contrario que en la Pesadilla en Elm Street de Wes Craven: aquí los monstruos no aparecen con el sueño, sino cuando permaneces largas horas despierto.


Dirección: Gustavo Hernández.
Reparto: Belén Rueda, Eva De Dominici, Natalia de Molina, Germán Palacios, Eugenia Tobal.
País: Argentina / España /Uruguay.
Duración: 106 min.


Con una introducción poderosa por su puesta en escena y tensión narrativa, y un planteamiento realmente sugerente, nos sumergimos en esta historia que deambula por ese territorio misterioso, ese limbo, que existe entre la vigilia y el sueño, donde las paranoias y la locura transitan amenazadoramente tras el más leve pestañeo.

No dormirás nos cuenta la historia de una perversa y manipuladora directora de teatro (la siempre eficaz en el cine de género Belén Rueda) que se propone montar una obra de teatro en un psiquiátrico abandonado (la localización del edificio es de lo mejor de la peli) experimentando con el insomnio en sus actores, a los que fuerza a pasar más de 100 horas sin dormir hasta que entran en un estado de paranoia en el que consiguen pasar “al otro lado”. Es aquí donde vemos las mejores secuencias de terror en las que los actores, sobre todo una interesante Eva De Dominici, contactan con las presencias fantasmales de los antiguos residentes del psiquiátrico.

Así, aunque la primera media hora de la cinta prometa mucho, luego se va volviendo algo repetitiva para acabar con un tramo final en el que clímax argumental le debió pillar al guionista con pocas horas dormidas, ya que los sucesivos giros argumentales y las continuas interacciones entre lo real o lo imaginado, intentando confundirnos entre si lo que vemos ocurre de verdad o es parte de la performance, desembocan en un final ambiguo que no consigue redondear la historia.


CERVEZA RECOMENDADA


SATAN RED Alcohol: 8,0 %.
En el reverso ‘maligno’ de las cervezas trapenses y de abadía belgas se encuentran las birras ‘satánicas’ con nombres demoníacos como Belzebuth, Duvel o esta Satan Red, que comparten con las primeras unas recetas similares, pero suelen estar más acentuadas en su graduación alcohólica.

Ésta se trata de una Belgian Strong Ale de la casa Browerij De Block de un ‘infernal’ color rojizo que se corona con una buena capa de espuma blanca que le confiere su segunda fermentación en botella. En nariz, dominan sobre todo los ésteres afrutados, las notas tostadas de las maltas y una capa de fondo ahumada (la cocción de esta cerveza se efectúa en caldera con fuego de carbón). Pero lo mejor es al beberla, donde destaca toda su intensidad, con sus sabores caramelizados y la notable presencia alcohólica. ¡Y que no te cuentes historias para no dormir!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here