No fue porque LeBron no lo intentase, pero si alguien ha estado solo en esta eliminatoria ese ha sido LeBron James. The King contra el mundo. Pero cuando enfrente emergen otros dos gigantes como Curry y Durant, la guerra está perdida. Con la victoria a domicilio de los Warriors por 85-108 ante los Cavaliers en el cuarto partido de las Finales de la NBA, los de Oakland finiquitaron la serie 4-0 y revalidaron el título de campeones. Es la tercera vez en cuatro años que Curry y compañía se enfundan el anillo. Toda una dinastía.

 

Curry anotó 37 puntos, incluidos siete triples, y lideró el ataque de unos Warriors que nunca dieron oportunidad a los Cavaliers. Fue una contundente exhibición de Golden State.  Con Kevin Durant y Curry desatados, los Warriors hicieron honor a su temible tercer cuarto con un parcial 13-25, un marcador ante el que los Cavaliers tan solo pudieron aplaudir.

«Es una gran victoria que pone un final feliz a un año muy difícil y complicado», declaró Steve Kerr, entrenador de los Warriors.  «Todo el equipo ha respondido de una manera excepcional». Tras la derrota, LeBron James también acudió a la sala de prensa con una venda negra en su mano derecha que llamó la atención de los periodistas porque durante los encuentros no la había llevado. Minutos después, James reconocía que se había lesionado por golpear una pizarra después de la derrota en el primer encuentro. «Para nosotros hubiese sido importantísimo haber ganado un partido fuera de casa. Por la manera en la que jugamos y las acciones que se sucedieron estuvimos muy cerca. Sentí que nos habían arrebatado el partido. Después de aquello pude dar lo mejor de mí mismo y jugar con la mano prácticamente rota los tres últimos partidos«. ¿Este ha sido el último partido de King James con los Cavaliers? Todo parece apuntar a que sí, pero nos espera un verano movido.

 

1 Comentario

  1. […] La dinastía de los Warriors será recordada durante mucho tiempo. El equipo de Oakland levantó su tercer trofeo en cuatro años. Una franquicia de leyenda que juntó a Curry, Durant, Thompson y Green para reinar en la NBA. Los únicos que se lo pusieron difícil fueron los Rockets, en las finales de conferencia, pero cuando se pusieron en serio, los de la Bahía ya eran los campeones del Oeste. En las finales, estaba LeBron James enfrente, pero los Cavaliers no parecían ser peligro para ellos. Aunque el primer partido resultó ser algo más complicado de lo esperado, los Warriors acabaron ganando 4-0 la serie y consumando el adiós del Rey de la ciudad de Cleveland. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here