Harto Movistar del dominio y el bloqueo que viene ejerciendo Sky en el Tour de Francia en los últimos años, Eusebio Unzué, manager del equipo, ha tomado la decisión de quemar todas sus naves en la carrera más importante del mundo. Así, como ya se sabía desde hace algunos meses, el equipo telefónico acudirá al Tour con Nairo Quintana, Alejandro Valverde y Mikel Landa, sus tres líderes. Y para probar la convivencia de los tres se eligió, por cuestiones de calendario, la Vuelta a Suiza que arranca este sábado. Sin embargo, un catarro del murciano nos ha privado de ver a los tres juntos y de corto antes de la gran cita. Será en julio donde coincidan por primera vez. Que Dios nos pille confesados.

El binomio Landa y Quintana ya se vio en la Vuelta al País Vasco, con el alavés ejerciendo de líder y el colombiano trabajando a conciencia para él. No sabemos si aquí ocurrirá al contrario, si los dos partirán como colíderes o si volverá a ser Landa el capitán de la nave. Lo que está claro es que deberán llevarse de la mejor manera posible para batir al australiano Richie Porte (BMC), que tomará la salida como gran favorito a la general. Teniendo en cuenta que hay una contrarreloj por equipos el primer día y una individual el último de 35 kilómetros, nadie cuenta con más papeletas para ganar que Porte, que lleva un 2018 alejado de los principales focos mediáticos con la única obsesión de llegar a punto al Tour de Francia.

 


Muchos favoritos


Junto a estos tres grandes nombres, hay una larga lista de aspirantes. Destacan los de Wilco Kelderman (Sunweb), Jakob Fulgsang (Astana), Ion y Gorka Izagirre (Bahrein), Simon Spilak (Katusha) o Bauke Mollema (Trek), entre otros muchos. Además, también merece la pena mencionar la fantástica lista de velocistas, a pesar de que no tienen ninguna etapa propiamente diseñada para ellos. De partida estarán Peter Sagan (Bora), Arnaud Demare (Groupama FDJ), Fernando Gaviria (Quick Step), Alexander Kristoff (UAE Emirates) o Michael Matthews (Sunweb).

El recorrido de esta edición 2018 está compuesto más por etapas de media montaña que de alta montaña. Siendo Suiza un país donde los Alpes cobran una gran dimensión, este año la organización ha apostado por un terreno más sinuoso y ondulado que por uno de grandes puertos. Así, corredores del perfil de Greg Van Avermaet (BMC), Tim Wellens (Lotto Soudal), Omar Fraile (Astana) o Rui Costa (UAE Emirates) tendrán un fantástico escenario para ganarse definitivamente la confianza de sus directores de cara a entrar en el ocho del próximo Tour de Francia.

Por lo que respecta a la participación nacional, el gran nombre será el del mencionado Mikel Landa, aspirante a todo en la carrera. A su lado, también se ha apuntado ya el apellido Izagirre, ya que tanto Ion como Gorka van a encontrar un terreno propicio para demostrar sus fortalezas. No habrá que olvidar al joven escalador mallorquín Enric Mas, de la escuela Contador, siempre valiente y con la libertad que encontrará en un Quick Step sin más líder que lo que él pueda ofrecer en las cumbres.

 


Las contrarrelojes, decisivas


Las nueve etapas se dividen en dos cronos, una por equipos inaugural y una individual como epílogo, dos finales en alto (miércoles y viernes), especialmente exigente el último de ellos, que será considerada como la etapa reina, y después cinco jornadas con ese perfil ondulado, con puertos accesibles, con zonas llenas de trampas y encerronas que seguro ofrecerán un magnífico espectáculo a los espectadores.

Con el mundo ciclista pendiente del duelo entre Movistar y Richie Porte, habrá que ver si algún invitado sorpresa entra a la fiesta de la general. Viene por delante un fin de semana apasionante para el ciclismo, con el final en Dauphiné y el arranque de Suiza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here