Siempre es un mal presagio cuando un corredor, después de sufrir una caída, se lleva la mano a su hombro. Es lo que las cámaras de televisión mostraron cuando Michal Kwiatkowski, con el maillot amarillo en la espalda, acariciaba el asfalto en los últimos metros de la etapa. Con los velocistas buscando su mejor posición para el sprint y con el ambicioso corredor del Sky sin querer regalar puestos, el polaco no pudo evitar la caída. Sin embargo, cuando las alarmas se encendían a poco más de un mes para arrancar el Tour de Francia, todo hace indicar que no ha sido más que un susto. Mientras todo eso sucedía, Pascal Ackermann (Bora), tercero ayer, se imponía a Boasson Hagen (Dimension Data) en un sprint marcado por la ausencia de los hombres más rápidos de la carrera, cortados en el último puerto.

Dauphiné siempre es una carrera llena de trampas y encerronas y, aunque pudiera parecer que estas dos primeras etapas podían ser de transición, no ha sido así. Además de nervios y tensión, han sido dos jornadas rapidísimas, con ataques y contraataques y con los corredores importantes de la carrera obligados a asomar la cabeza entre los primeros lugares del pelotón para evitar sustos mayores. Unos sustos de los que han sido protagonistas los corredores del equipo Sky. En el prólogo era Geraint Thomas el que se iba al suelo y hoy ha sido el turno de Kwiatkowski. Nunca es sencillo afrontar las etapas clave de la carrera con tu cuerpo temblando y recuperándose de golpes.

 


Impey, gran protagonista de la carrera


Los 181 kilómetros que han recorrido los corredores hoy entre Montbrison y Bellevillle han servido para ver movimientos de corredores importantes como Jesús Herrada (Cofidis), muy activo estos días, Guillaume Martin (Wanty) o el joven Antwan Tolhoek (Lotto NL Jumbo). Pero fue Stalnov (Astana), escapado desde casi la salida, el que más lejos llegó, siendo cazado pasada ya la pancarta del último kilómetro.

Pero sin duda, el gran protagonista de estas dos primeras etapas en línea ha sido el sudafricano Daryl Impey (Mitchelton). A su victoria de ayer ha unido un tercer puesto hoy que le ha valido colocarse como líder de la carrera (gracias a las bonificaciones en meta) justo el día antes de la importantísima contrarreloj por equipos que deberán afrontar los corredores este miércoles entre Pont de Vaux y Louhnas Chateaurenaud, de 35 kilómetros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here