El día que el equipo Sunweb dio la buena nueva de que Tom Dumoulin estará en el próximo Tour de Francia, la escuadra de su gran rival, el Sky de Froome, dio un buen revolcón a la clasificación en Dauphiné. Después de dominar ya en el prólogo, la contrarreloj por equipos ha servido para poner a los británicos al mando de las operaciones. Aventajaron en 37 segundos al BMC y ya tienen a Michal Kwiatkowski -líder-, Gianni Moscon, Jonathan Castroviejo y Geraint Thomas en los cuatro primeros puestos de la general.

Al margen de la victoria, ya esperada viendo las plantillas de cada equipo, los ciclistas del Sky han sacado más tiempo del que se podía esperar al resto de sus rivales. Además de la ventaja obtenida ante el BMC de Damiano Caruso, el resto de aspirantes han salido claramente dañados y deberán pasar al ataque en las cuatro etapas de montaña que restan. No han hecho falta, por tanto, muchos kilómetros de contrarreloj por equipos, tan solo los 35 que separan Pont de Vaux de Louhans Châteaurenaud, para ver grandes diferencias entre los mejores de la general.


Nibali, a más de dos minutos


Así, el Mitchelton de Adam Yates se dejó en meta 56 segundos, Alaphilippe, Jungels y el resto de Quick Step acabaron a 1:02, Bardet y el AG2R a un minuto y medio y el Movistar de Marc Soler a 1:31. Peor perjudicados salieron Vincenzo Nibali (Bahrein), que se dejó 2:05 o Daniel Martin (UAE Emirates), que entró a 2:28 de los siete corredores de la formación británica.

Más allá de lo que decisiva que haya resultado esta etapa, de lo que seguro ha servido es de un aviso para navegantes de cara a la contrarreloj por equipos del próximo Tour de Francia. Sky ha mostrado potencial y tiene por añadir a la ecuación a Chris Froome. Algo similar ocurre con BMC, que todavía tiene por sumar a Rohan Dennis, Richie Porte y Tejay Van Garderen. Está claro que Movistar hará mejor sus deberes con Landa, Valverde y Quintana, pero para equipos como el AG2R de Bardet o el Mitchelton de Adam Yates esto debe servir para replantear su estrategia de cara a la Grand Boucle.


Toda la montaña por delante


Finiquitadas estas tres etapas, lo que queda de Dauphiné es montaña y más montaña. Cuatro jornadas apasionantes, con cuatro finales en alto, los tres últimos (viernes, sábado y domingo) de gran dureza. El entrante llega este jueves con el paso previo al Col du Mont Noir, de categoría especial, y el final en Lans en Vercors, de segunda. Teniendo en cuenta todo lo que habrá los tres últimos días, es posible que mañana solo se vean balas de fogueo en la última subida. Sea como fuere, las espadas están en todo lo alto y nadie va a regalar ya un metro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here