El pasado año fui invitado a participar en el Festival Cultura en Rojo y Blanco que organiza José Manuel Tenorio, impertérrito ante las dificultades. Como es obvio, me sorprendió la invitación, porque yo no soy rojiblanco, más bien decolorado, y temía que mi presencia no fuera oportuna, por decirlo de algún modo. Sin embargo, tanto Tenorio como Iñako Díaz-Guerra me tranquilizaron: ni iba a ser cocinado en un puchero gigante, ni mi corazón sería ofrecido a una deidad de la jungla. Así que fui.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando descubrí que aquello no era un akelarre comanche (disculpen mis temores de hombre blanco), sino un Festival de lo más acogedor que respondía escrupulosamente a su nombre: el encuentro era de contenido cultural (en el mejor sentido de la expresión), básicamente rojo y, gracias a mi modesta aportación, blanco. Para completar la experiencia, allí conocí a Ennio Sotanaz, que se ha convertido en una de las firmas más reconocidas de A LA CONTRA. 

Ya en el exterior el ambiente era inmejorable: las Naves del Matadero están ubicadas en un barrio de intenso aroma atlético, tal vez por la cercanía del Calderón, y la primavera de 2017 fue increíblemente benigna, a diferencia de la actual, de modo que daban muchas ganas de ser feliz y beber cerveza.

Cuando entré en la nave en cuestión, el Langui terminaba una charla que tenía a los espectadores sin pestañear, porque el Langui cuenta aún mejor que canta. A continuación, subimos al escenario Iñako Díaz-Guerra y yo, sin que nadie hiciera invocaciones al juez Lynch. Ignacio presentó mis deformidades, el público las aceptó con respeto y entre todos iniciamos una conversación en la que se quedaron a una sola Mahou de convencerme.

Lo pasé bien, disfruté de la fiesta y me pregunté por qué el Real Madrid no hace algo parecido. Alguien me contestó de inmediato: porque lo organizarían en el Ritz y sólo se podría entrar con invitación. Me alejé resignado.

Pues bien, el fin de semana que viene, sábado 9 y domingo 10 para ser exactos, se celebra en Madrid la cuarta edición del Festival Cultura en Rojo y Blanco. Será en la Nave de Terneras del Matadero y ya anticipo que no despiezan a nadie, ni siquiera a los infieles. Así lo espero porque he vuelto a ser convocado. También habrá invitados ilustres, no crean: Juan Luis Cano, Quique Peinado, Pacho Varona, Julio Ruiz o Emilio J. López, de Los Elegantes, forman parte de un elenco incomparable. Se hablará de cine, boxeo, música, radio e, incluso, de fútbol.  Además, se anuncia un homenaje muy especial.

La entrada es libre y la primavera está invitada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here