Seguro que ya has visto la foto de los chavales vestidos de traje azul pavo (qué diría Patricia Galván) que ha revolucionado las redes y a much@s. Lo de la dichosa foto despertó halagos y chanzas. Según Juanma Trueba “parecen los amigos del novio de una boda sevillana”. ¡Qué mala es la envidia!

Hay que reconocer que jugar, lo que se dice jugar, pues eso. Algunos han pasado por ligas tan competitivas como la española, como Javad Nekounam, lástima no haberlo sabido antes para hacerme socia de Osasuna.  Al menos me queda verlo en traje al lado de Queiroz en la banda. No sé a qué juegan, quién es el mejor del equipo, cuáles son sus puntos fuertes o sus debilidades en el campo, pero, la verdad, como que me da igual; con verles rematar los córners ya me alegran la tarde.

Son deportistas de élite, lucen morenazo genético y pelazo, habrá que esperar a ver si debajo de ese pelazo hay un cerebro (te robo la frase Vecina Rubia), y con eso es más que suficiente para encender la tele hoy a las 20:00. No debería escribir esto pero esta noche sufriré más por los cuerpos de la selección de Irán que por los ¡uyyy! de Diego Costa. 

El jamón ibérico y el caviar iraní van a compartir hoy mesa y mantel en mi salón y la lógica augura que ganará el jamón aunque siempre nos quedará Portugal para disfrutar del manjar gourmet de los persas. No pierdo la esperanza, que pasen a la siguiente fase que de caviar una nunca se empacha.

Si además de lucir la camiseta, leyesen libros de más de trescientas páginas y fuesen al teatro, serían casi perfectos. Serían Isco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here