Apenas dos días para el inicio del Mundial y Moscú, que es muy grande, comienza a acusar ya la presencia de numerosos aficionados al fútbol. Siempre hay de todo, aunque en muchas ocasiones, uno no sabe cómo llegan hasta aquí. El caso es que ya estamos a punto…

Dinamo Moscú.
Sede del Dinamo Moscú.

Hacía 39 años que no venía por aquí. Todavía no sé cómo vine tan joven (bueno, sí, vine por trabajo, uno de mis primeros cometidos en RNE para la que entonces trabajaba), pero siento que me perdí muchas cosas. Quizás antes no había tanto que ver. Un severo régimen comunista en el que el líder era Leónidas Breznev y pocas opciones para disfrutar de la belleza y de la ciudad moderna que me he encontrado. Sí, aquí siguen como entonces la Plaza Roja, el Kremlim, el Bolshoi, etc. Pero reconozco que ahora tienen otra dimensión, otra grandeza, otra libertad.

Me la empapé hace apenas cuatro días, cuando llegué a la capital rusa para cubrir el Mundial para TVE. Y en uno de esos paseos apresurados que al menos a mí me gusta hacer cuando llego a algún destino nuevo, aunque este no lo era ciertamente, descubrí el estadio del Dinamo de Moscú y la sede del histórico club donde militó el no menos histórico guardameta ruso, Lev Yashin, la famosa Araña Negra. El único guardameta que ha ganado un Balón de Oro hasta la fecha. Un magnífico jugador, todo un símbolo del deporte ruso que sin duda será recordado ahora que su país organiza el mayor acontecimiento deportivo futbolístico. La Araña Negra, Lev Yashin, así, en un paseo por el viejo-nuevo Moscú.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here