Una bomba antes de la ‘bomba Neymar’. Una pre explosión por desgaste: Zidane considera que lo ha dado todo y se va dejando pasmado al madridismo y al mismísimo Florentino Pérez. El francés arroja la toalla en plena gloria, calculando que vengan tiempos peores que no está dispuesto a digerir. Huida, rendición, agotamiento, falta de aliciente o… desencuentro con el presidente por el diseño de la próxima temporada, en la que parece que Neymar va a entrar con calzador, frente a la negativa en firme de Zizou. Podría ser la última gota, después de varios roces desde que De Gea planeó por el Bernabéu y después Kepa, frunciendo el ceño del entrenador.

Zidane no aguanta más. No es un tipo acostumbrado a sufrir. No tiene ese callo de los veteranos que lo aguantan todo o casi todo. Y prefiere hacer mutis antes que provocar un incendio en la Casa Blanca. Se va, lo deja, conmociona al mundo del fútbol y ahora… se abre el mercado para contratar a un técnico de garantías. Florentino se encuentra ante una papeleta que bien se le reflejaba en el rostro durante la rueda de Prensa. El problemón es de categoría.

Zizou comunicó esta decisión a su equipo de trabajo el día después de ganar la Champions en Kiev, así como a Sergio Ramos, que supieron guardar el secreto. En A LA CONTRA contamos que alguien del banquillo nos manifestó el domingo que “iba a explotar una bomba en el Madrid”, y seguramente se refería más a esta inesperada renuncia que a la llegada de Neymar, lo cual también está muy cerca de suceder. La bomba ha sido Zidane y ha puesto patas arriba el proyecto de Florentino.

¿Y ahora qué? Pues ahora toca rastrear el mercado y pagar por traer un entrenador. Ninguno de los que le gustan al presidente está en el paro. Si quiere a Pochettino (el mejor colocado) a Klopp o a Low, tendrá que pasar por caja, salvo que espere al final del Mundial para firmar al seleccionador alemán. Pero visto con perspectiva, Low está ahora enredado con Alemania y no podría planificar una temporada para el Madrid. Técnicamente, descartado.

El entrenador que hace tiempo venimos anunciando para el Real Madrid es Mauricio Pochettino. Un técnico avalado por los resultados en un equipo mediano como el Tottenham, al que le hizo jugar muy bien, superando incluso al Madrid en el grupo de la Champions. Es además de carácter tranquilo, reflexivo, hombre de trabajo en equipo, con buenos principios futbolísticos y muy buen manejo de la pizarra. Ha sido futbolista, conocido por todos, y aunque nunca llegó a los éxitos de Zidane, el vestuario le acogería con respeto y apoyo.

Pochettino estará en la mano de Florentino si el Madrid paga al Tottenham su cláusula de rescisión, que tiene firmada en aproximadamente de 20 millones de euros, salvo que exista cláusula liberadora. Es mucho dinero para un entrenador, pero no parece tanto si saca de este problemón en el que Zidane ha metido al presidente del Madrid.

Según las encuestas que se han hecho hace unos meses, Pochettino sería muy bien visto por la afición del Bernabéu, una pista válida para el presidente en las negociaciones que debe iniciar esta misma tarde, sin ir más lejos, para tapar el agujero que le deja un entrenador que ha dejado muchos títulos, una maravillosa imagen de club y una categoría humana sensacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here