Golden State Warriors y Cleveland Cavaliers jugarán, a partir del jueves en Oakland, su cuarta final consecutiva después de que los vigentes campeones se clasificaran anoche al vencer a Houston Rockets por 92-101 en el séptimo y definitivo partido de la serie, después de remontar una desventaja de 15 puntos. Durant fue el mejor de los californianos, con 32 puntos (cinco triples), mientras Curry aportó 27 (siete triples), diez asistencias y nueve rebotes. Una vez más, el acierto en el tiro de los Warriors marcó la diferencia: 41% (16-39) desde fuera del perímetro por el 16% (7-44) de su rival.

Los 32 puntos de Harden (2/13 en triples) no fueron suficiente ante el vendaval anotador de Golden State que, cuando nos castiga desde fuera, lo hace con penetraciones imparables. Los texanos echaron mucho de menos la aportación de Chris Paul, lesionado en el quinto partido y que promediaba 21 puntos y casi seis asistencias.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here