Donald Trump ha aplaudido la decisión de la NFL de prohibir que los jugadores se arrodillen durante el himno, costumbre que puso de moda el quarterback Colin Kaepernick en 2016 en protesta por el trato policial a los negros. Según la nueva normativa, los jugadores, al igual que el resto del personal que participe en los partidos, podrán permanecer en el vestuario mientras suena el himno de las barras y estrellas, pero sí están en el campo tendrán que escucharlo en pie. Cualquier violación de esta regla supondrá una sanción para los equipos implicados.

El presidente de Estados Unidos comentó en una entrevista para Fox &Friends que «es una buena medida». «No creo que nadie deba estar en el vestuario mientras se escucha el himno, pero creo que es buena. Tú debes permanecer en pie y respetuosamente mientras suena el himno. O no deberías jugar, ni estar allí. Tal vez no deberías ni estar en este país».

“Hay que mantenerse en pie orgullosamente mientras suena el himno y los propietarios de la NFL han hecho lo correcto», declaró Trump. El presidente reclamó el pasado septiembre a los 32 dueños de las franquicias que expulsaran a los jugadores que siguieran el ejemplo de Kaepernick. «¿No te gustaría que esos propietarios, cuando alguien deshonra nuestra bandera, dijeron: ‘Saquen a ese hijo de puta del campo ahora mismo. ¡Fuera! Está despedido, está despedido».

El vicepresidente Mike Pence no ha tardado en calificar como un éxito de la administración Trump la decisión de los propietarios de la NFL. «La decisión de la NFL es una victoria para los fans, una victoria para el presidente y una victoria para América. Los americanos podemos estar juntos otra vez en torno a lo que nos une, nuestra bandera, nuestro ejército y nuestro himno. Gracias NFL».

La decisión de la NFL fue comunicada el miércoles por Roger Goodell, el comisionado: «Queremos que la gente respete el himno nacional. Deseamos que la familia de nuestra liga nos dé su apoyo y nos aseguramos de que traten ese momento de manera respetuosa. Eso es algo que creemos que debemos cumplir, pero a la vez también fuimos muy sensibles para dar opciones a los jugadores».

«Fue desafortunado que las protestas en el campo crearan una percepción falsa entre muchos estadounidenses de que miles de jugadores de la NFL no eran patrióticos».

Colin Kaepernick, que llevó a los 49ers a la SuperBowl de 2012, salió de San Francisco en 2017 y no ha vuelto a encontrar equipo, a pesar de ser uno de los jugadores más destacados de la liga. Kaepernick y el otro ex de los 49ers, Eric Reid, tienen presentadas contra la NFL demandas por colusión (acuerdo entre dos o más partes para limitar la competencia). Ambos siguen sin encontrar equipo como agentes libres, a pesar de mantener contactos con varias franquicias.

Kaepernick justificó así su actitud durante la interpretación del himno: «No voy a ponerme de pie para demostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a las personas de color. Para mí, esto es más grande que el fútbol y sería egoísta de mi parte mirar hacia otro lado». A partir de su primera reivindicación, fueron muchos los jugadores (el 67,8% son afroamericanos) que también decidieron arrodillarse.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here