Sanyo Gutiérrez y Maxi Sánchez están en estado de gracia. Su inicio de curso está simplemente demoledor. Un modo que han adoptado ya por costumbre como y que, hoy también, han aplicado en la final del Caja Rural Jaén Open para derrotar a Paquito Navarro y Juan Martín Díaz por un doble 6-3.

Y es que por estado de forma, juego o pura convicción, Sanyo y Maxi son la pareja del momento. Su nueva unión como pareja para este 2018 auguraba un curso de lo más apasionante, pero lo cierto es que han superado todas las expectativas posibles con tres de cuatro títulos posibles y un solo borrón en su historial cayendo ante Alejandro Galán y Matías Díaz en cuartos de final del Alicante Open.

Y es que la final de Jaén de este domingo ha sido el file reflejo de cuál es la clave del éxito para la pareja de San Luis: la felicidad. Disfrutan sobre la pista, se entienden dentro y fuera de ella y eso se nota en el juego y por consecuencia en los resultados.

Una final que dominaron de principio a fin. Antes y después de la lluvia. Ni el tempranero parón por las inclemencias meteorológicas iba a evitar que la pareja número dos del World Padel Tour llevara a cabo el guión que marcado que les acabaría llevando al éxito, esta vez de una forma más sencilla de la que cupéa esperar.

Avisados tras la final de Zaragoza en la que tuvieron que cerrar la victoria en la tercera manga, también ante Paquito Navarro y Juan Martín Díaz, decidieron imponer su planning desde el principio. Maxi maniataba a Paquito en el fondo de pista con la bandeja obligándole a jugar lejos de la red y Sanyo entraba a la volea con frecuencia para mover a Juan Martín y evitar que estuviera en su zona de peligro.

El plan era perfecto y así lo reflejaría el resultado. Su juego sólido, efectivo y carente de errores no forzados permitía brillar de una forma especial a la pareja de San Luis y cortocircuitaba el pádel de Navarro y Díaz que gustan más de partidos más locos.

Con todo ello, no tardó en caer la primera manga. Habían logrado la rotura de inicio en el primer parcial y certificarían la primera manga con otra posterior que les llevaría a su marcador el set por un claro 6-3.

Lucharían contra la hegemonía del marcador Paquito y Juan Martín en la segunda manga. O al menos lo intentarían. Arrancaron de inicio logrando la rotura para sorprender a Sanyo y Maxi, pero esta vez solo serían fuegos de artificio. Tuvieron ventaja en el marcador, pero la cedieron a las primeras de cambio. Sanyo Maxi habían aprendido la lección del último torneo y preferían evitar sustos.

Y si así ocurrió fue en gran medida por la figura de Sanyo. Su juego, explosivo, vistoso y elegante, parece haber alcanzado cotas más altas del lado de Maxi. Su final simplemente fue para enmarcar. Incisivo en la volea, eficiente en la bandeja y talentoso en la defensa, impartió una masterclass que, una vez más, le reivindica como el mejor derecha del Circuito.

Igualada la segunda manga en el marcador, Maxi y Sanyo darían un paso más adelante. Del 0-2 en contra pasaron a un 5-2 a su favor en poco más que lo que dura un abrir y cerrar de ojos. Tenían claro el objetivo y no permitirían que se les espcara.

Con un nuevo 6-3 a su favor cerraban el título que les acredita como campeones del Caja Rural Open y certificaban el que es su tercer entorchado del año. Un paso más en su pugna por alcanzar un número uno del World Padel Tour que cada día parece estar más cerca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here