Ahora sí, empieza El Mutua Madrid Open 2018, una de las semanas más apasionantes del año en la capital española. Este viernes la Caja Mágica acogió el sorteo del cuadro femenino, que contó con la presencia de Manolo Santana y con la campeona olímpica de Río 2016, Mónica Puig. La primera española del ránking y número tres del mundo, Garbiñe Muguruza, busca con ansias una buena actuación en la arcilla madrileña que le permita olvidar sus malos resultados en el pasado, en un torneo en el que la vigente campeona, Simona Halep, que debutará ante Ekaterina Makarova, parte como favorita. El primer desafío de Muguruza será la china Shuai Peng.

“Siempre estoy ilusionada de estar aquí, aunque históricamente se que es un torneo que no se me ha dado bien pero no pierdo la ilusión de hacerlo mejor. Estos últimos años me ha estado costando trabajo jugar, espero que este año me cueste menos. Desconozco el secreto de porque no juego bien aquí. La última vez que jugué contra Shuai Peng fue hace muchísimo tiempo. Todos los partidos aquí en Madrid para mi son muy importantes porque sobre todo porque nunca me ha ido muy bien”, dijo Muguruza en el Media Day.

La hispanovenezolana debutó en Madrid en 2012 con una invitación cuando era la número 118 del mundo, y nunca ha conseguido ganar más de un partido,  por lo que el rendimiento de Garbiñe en la capital es una incógnita. Esta temporada ha disputado nueve torneos, ganó el de Monterrey, y se ha retirado en dos: Brisbane y Stuttgart la pasada semana. 

“Me siento mejor de las molestias  y eso es positivo. Me veo bien en tierra, no importa los partidos que juegue, me encuentro bien porque es mi superficie madre, no es nueva para mí y me siento cómoda. Fue una pena tener que retirarme de Stuttgart, pero llevo una semana entrenando y me encuentro bien. Madrid es un torneo muy importante para el cuadro femenino y tengo la ilusión de venir a hacerlo mejor posible», subrayó.

«El circuito actual es muy duro, hay muchas jugadoras que optan cada semana a ganar y ganadoras distintas. El ‘top ten’ es muy fuerte y cualquiera que no tenga un día bueno puede perder con una que esté más atrás. Aspiro a acabar el año y sentirme que he sido una de las mejores. Eso es muy difícil y más que ganar un torneo específico o acabar en un lugar en el ranking quiero sentir que soy una de las rivales mas difíciles a la que enfrentarse», agregó la raqueta número tres del mundo.

Y para ello, podría necesitar más regularidad. «No va mucho con mi estilo de juego ni con mi personalidad. Soy una jugadora que tomo muchos riesgos y eso hace que en mis partidos cometa más fallos, pero es un aspecto que estoy siempre trabajando y a veces me va bien y a veces no», apuntó

Además, Muguruza aseguró que mantiene «contacto» con Conchita Martínez pese a que ya no forme parte de su equipo técnico y que se siente «genial» representando a España, Venezuela y Latinoamérica y lamentó que en la reforma de la Copa Davis se vuelva a «tirar un poco más por los hombres».»No sé si será un formato muy exitoso, pero hay que pensar también en el tenis femenino porque las chicas tenemos mucho que aportar. No sé cómo es el formato porque cuando vi que no era la Copa Federación me pareció injusto. Sólo vi que era muy distinto y que algunos no estaban a favor», sentenció.

El resto de españolas quedaron encuadradas de la siguiente manera: Carla Suárez ante la checa Barbara Strykova, Lara Arruabarrena ante la ucraniana Marta Kostiuk, Georgina García ante la balcánica Dona Vekic y Sara Sorribes ante la estadounidense Madison Keys.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here