Los inversores chinos se vuelven locos con Madrid. No es fácil de explicar —quizás tampoco existen pistas definitivas— cuál es el secreto para que Real Madrid y Atlético de Madrid hayan entrado en la final de Champions y en la de Europa League. Para los rastreadores del gigante asiático, el fútbol español global viene siendo un nicho de negocio, pero lo ocurrido en la capital de España ha desbordado su interés por invertir cuanto antes. A empresas como Rastar Group, a la estatal Haixia, a Sunnig o Evergrande les corre prisa participar del negocio del fútbol madrileño, o copiarlo, que esto es muy de ellos. Wanda va presumiendo de inversión y de posicionamiento en la hoy feliz entidad rojiblanca, pero hay un desembarco previsto de otro grande de China en Madrid si los vientos de la negociación le son favorables. Y lo quiere hacer muy a lo grande, controlando escuelas, clubes de fútbol base e intercambiando técnicos de aquí y de allá.

Madrid es la capital del fútbol mundial, sea cual sea el resultado de las finales. Y la pregunta de los inversores en fútbol está en el aire: ¿Por qué Madrid? Podría ser Manchester, Milán, Múnich o Barcelona, naturalmente. Sin embargo, es la capital de España la que tiene colocados a sus dos grandes equipos en la cúspide del fútbol europeo. Los chinos, como los árabes que también andan inquietos, investigan este fenómeno en dos direcciones: deporte y negocio. El gobierno chino está loco por hacer grande su fútbol local y, a la vez, sus potentes empresas inversoras consideran incomparable el escaparate y ejemplo de Real y Atlético para el mercado mundial.

Pero… de momento en el Metropolitano ya hay un socio oriental y en el Madrid parece que sólo existen pequeñas vías de colaboración comercial, que no sean las tradicionales escuelas de fútbol promovidas por la Fundación blanca y que no siempre han terminado bien. Los grandes capitales de Oriente quieren más y quieren acertar. El Gobierno fiscaliza desde hace un par de años lo que antes eran dispendios de inversión sin mucho sentido. Ahora quieren dar en la diana. Esta es la razón por la que quienes merodean por Madrid en estas fechas de reunión en reunión están investigando la base, las canteras, las escuelas de fútbol de la capital y por supuesto las estructuras organizativas de las dos grandes entidades que han llegado a las finales.

¿Por qué Madrid? La conclusión de los analistas chinos es que hay una combinación acertada de varios factores: trabajo de calidad en la base, instalaciones óptimas para jugar al fútbol, técnicos muy cualificados de nueva generación en todas las categorías, inversión acertada en figuras de alto nivel internacional y capacidad excepcional para competir. Real y Atlético han marcado un hito que es motivo de orgullo para el fútbol territorial madrileño y un imán inigualable para atraer a grandes inversores o a simples turistas que se dejarán muchos euros por curiosear en la fiesta del fútbol de la ciudad de Madrid.

Ahora la pregunta es si el Ayuntamiento y la Comunidad han reparado en el momento único que se vive en el fútbol madrileño y son capaces de estar a la altura de las circunstancias. Igual que se promocionan las meninas de Velázquez por todas la calles de Madrid, con singular belleza y acierto, Real y Atlético ponen en bandeja a la ciudad una vía de negocio que no deberían dejar escapar las instituciones si tuvieran iniciativa y algo de creatividad, apoyándose en la colaboración de los dos clubes que vuelven a poner a la capital de España en el mapa europeo con todo honor y orgullo. Los chinos, que saben dónde ponen el dinero, están llamando a la puerta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here