En la cima de un coloso, uno de los más importantes y respetados del Giro de Italia, Chris Froome volvió a hacerse grande. Con una grandiosa actuación en el Zoncolan, Froome recuperó muchísimas sensaciones. Sky hizo los deberes durante toda la jornada y el británico no falló agradeciendo el trabajo de su equipo: atacó a 4 km de meta, donde nadie pudo seguir su estela. Con esta victoria, Froome ya es quinto a 3’10» del líder. ¿Motivos para soñar?

Por su parte Simon Yates conservó la maglia rosa de líder y vendió muy cara su piel ante Froome, a quién echó el aliento sobre la nuca hasta la recta de meta. Decepcionantes Aru y Carapaz, quienes apenas aguantaron unos instantes el ritmo que impuso Poels y se descolgaron rápidamente. Dumoulin cedió algo de tiempo pero no perdió el pulso a la carrera. Tampoco Yates o Pinot.

Froome alzó los brazos después de la incansable persecución a la que lo había sometido Yates, que entró a solo 6″. A continuación, Pozzovivo a 23″; Supermán López a 25″; Dumoulin, que logró recortar en el último tramo, a 37″; y Pinot, a 42″. Un resultado que deja a Yates más líder, con 1:24 sobre Dumoulin, 1:37 sobre Pozzovivo, 1:46 sobre Pinot; y aún 3:10 sobre Froome.

Este domingo se disputa la decimoquinta etapa entre Tomezzo y Sappada, con 175 kilómetros por delante. Será una nueva jornada montañosa. Para el martes está prevista  la crono tras el día de descanso, donde Dumoulin y Froome podrían recortar bastante tiempo a sus rivales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here