El Real Madrid superó al CSKA de Moscú en la segunda semifinal de la Final Four por 83 a 92 y se verá las caras con Fenerbahce en la gran final del domingo (20:00). El conjunto blanco demostró una mayor profundidad de plantilla para superar un mal inicio y acabar ganando con solvencia en el último cuarto. Ante la mejor ofensiva de la competición, el Madrid llevó en la segunda parte el encuentro a un terreno más favorable: la defensa.

Sergio Rodríguez y De Colo, muy cómodos durante los primeros compases, estuvieron negados tras el descanso. El Chacho, en concreto, sufrió un durísimo marcaje individual de Taylor que le anuló por completo. En el duelo de backcourts, la pareja Llull-Doncic (16 puntos cada uno) se impuso claramente a las dos estrellas de CSKA.

Y qué decir de Luka Doncic, el esloveno se salió el día que más miradas había sobre él. La gran actuación del esloveno se retransmitió en directo por NBA TV, lo que habrá convencido a unos cuantos fans americanos escépticos ante el talento que viene de Europa. Sus números: 16 puntos 7 rebotes y 2 asistencias.

Laso sorprendió apostando por Campazzo de inicio para la defensa sobre Sergio Rodríguez. El argentino presionó a la estrella de CSKA, provocando dos robos de balón en los cinco únicos minutos que estuvo en pista. Pero los rusos cerraron el primer cuarto con diez puntos de ventaja, aprovechando el acierto de Higgins (10 puntos) y la floja defensa del Madrid (30 puntos encajados).

El escaso acierto en el triple (1/7 en el primer cuarto) se revirtió en el comienzo del segundo. Pablo Laso colocó un quinteto repleto de tiradores, liderados por Carroll, que conectaron cinco consecutivos, con un parcial de 8-0 de por medio, para colocarse por delante. Los blancos se marcharon a vestuarios por delante gracias a una canasta sobre la bocina de Thompkins.

La defensa fue el factor decisivo tras el descanso, lo que sacó a Sergio Rodríguez del partido. EL plan ofensivo pasó del lanzamiento exterior al ataque de la zona rusa, con Felipe y Ayón como anclas. Un parcial de 13-0 colocó a los blancos con una diferencia favorable de nueve puntos, que bajó hasta los siete a la conclusión del tercer cuarto.

Los últimos diez minutos del choque arrancaron con un intento de remontada del CSKA, que cortaron rápidamente los madridistas con un nuevo parcial, esta vez de 9-0. El conjunto moscovita se aferró al partido de la mano de Clyburn y el tocado Hines. Pero el Madrid tuvo la tranquilidad necesaria para llevarse el partido sin apenas sufrir en los minutos finales.

Tanto el Real Madrid como Obradovic, de 58 años, buscarán el domingo su décimo título de campeón de Europa.

En la otra semifinal, Fenerbahce se impuso a Zalgiris por 76 a 67. Los lituanos se mantuvieron en el partido a pesar de las acometidas de su rival, pero las pérdidas y los fallos desde el tiro libre en los instantes finales dieron la victoria a los vigentes campeones. El mejor de los turcos fue Ali Muhammed (antes Bobby Dixon), con 19 puntos en tan solo 12 minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here