Por las mismas calles por las que Jesús cargó con la cruz a sus espaldas en Jerusalén rumbo al Monte del Calvario, Chris Froome (Sky) ha vivido su particular vía crucis en el estreno del Giro. Se fue al suelo en el reconocimiento de la etapa, hizo una mala contrarreloj y vio cómo su gran rival, el holandés Tom Dumoulin (Sunweb), daba la primera sacudida a todos, ganando la etapa y enfundándose la primera maglia rosa.

Acostumbrado al vino y las rosas en las carreras de tres semanas, esta vez el británico ha arrancado con el pie izquierdo. Nunca es un buen presagio visitar el asfalto antes de que el semáforo se ponga en verde. Por el momento se lleva el golpe, las heridas y 31 segundos perdidos.

En el otro lado de la balanza estuvo Dumoulin. Con su maillot de campeón del mundo de la especialidad, el vencedor de la carrera de 2017 demostró estar listo para la batalla. Pese a llegar sin los resultados esperables en un ciclista de su nivel, el dia D y a la hora H Dumoulin sacó las uñas y se llevó la etapa por un suspiro.


Rohan Dennis, al palo


Como se esperaba, Rohan Dennis (BMC) marcó el primer gran tiempo. Especialista como pocos en la lucha contra el reloj, el australiano dio un buen revolcón a la contrarreloj nada más cruzar la meta, retando al resto de aspirantes. Hasta la llegada del campeón del mundo nadie pudo mejorar el desempeño de Dennis, que acarició el triunfo en la primera etapa.

El recorrido, lleno de trampas y curvas a derecha e izquierda, privó del lucimiento esperado a especialistas como Tony Martin (Katusha), Kiriyenka (Sky) o Van Emden (Lotto Nl Jumbo), lejos de los primeros puestos.


Los demás favoritos


Del resto de favoritos a la general, lucieron Domenico Pozzovivo (Bahrein Merida), Simon Yates (Michelton Scott) y Thibaut Pinot (Groupama Fdj), mientras que más problemas tuvieron Esteban Chaves (Michelton Scott) y Supermán López (Astana). Para el ciclismo español, la nota positiva la puso un excelso Pello Bilbao (Astana), sexto a 18 segundos del holandés volador. Y también sorprendió el buen desempeño del colombiano Betancur (Movistar), undécimo a 28 segundos.

El Giro abandona ahora Jerusalén, pero se mantendrá en Israel hasta el domingo con dos etapas teóricamente tranquilas, ideales para que Froome se recupere del golpe y para que los velocistas luzcan palmito.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here