Cristiano Ronaldo se ha encargado de echar un jarro de agua fría al mismo incendio que él mismo provocó anoche, minutos después de que el Real Madrid se coronará como campeón de Europa por tercera vez consecutiva. Fue en Cibeles, después de haber recorrido La Almudena, la Comunidad y el Ayuntamiento donde, muy animado y metido en faena, el portugués cogió el micro y tranquilizó a todos los madridistas.

Antes, en la Puerta del Sol, Cristiano se animó con un pequeño discurso de agradecimiento y con su ya característico grito de guerra. «Gracias por estar aquí esta tarde. Hicimos historia gracias a vosotros que siempre nos apoyaron, es un momento de felicidad y estamos muy contentos y ¡Hala Madrid!«, dijo Ronaldo provocando el griterío de un plaza abarrotada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here