Boston es el prodigio que no cesa. Con sus dos estrellas fuera de combate (Kyrie Irving y Gordon Hayward), los Celtis no se conforman con ser finalistas de la Conferencia Este. También quieren disputar el anillo. La prueba es que han iniciado con victoria la serie contra los Cleveland Cavaliers (108-83).

Boston puso tierra de por medio en el primer cuarto con un parcial incontestable de 30-6. El segundo cuarto se cerró con una ventaja insólita: 28 puntos arriba. Jaylen Brown fue esta vez el mejor jugador de los Celtics, con 23 puntos y ocho rebotes, mientras que el veterano Al Horford anotó 20, con seis asistencias y cuatro rebotes. Marcus Morris también tuvo tiempo de hacer más que una buena defensa a Lebron: sumó 21 puntos y 10 rebotes.

LeBron se presentó al partido promediando en los playoffs 34’3 puntos, 9’4 rebotes y nueve asistencias. Y salió maltrecho. La asfixiante defensa los Celtics le dejó en 15 puntos (5 de 16 en tiros de campo), nueve asistencias y siete rebotes, incluidas siete de las nueve pérdidas de Cleveland. Hasta este partido, James había anotado al menos 22 puntos en once de los últimos partidos de playoff.

El próximo encuentro se jugará el martes por la noche en Boston.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here